Semana 21

"Éstos son mis principios, si no le gustan, tengo otros"

Matchup correspondiente a la 21ª semana de este año. Rivales: Kodash y Seafarer.

Esta semana viene cargada de temas que comentar, estimado lector. Le recomiendo que prepare palomitas, una Coca-Cola fresca (o lo que guste de beber) y un asiento cómodo, porque la crónica va a comenzar.

Por lo visto, está mal visto tener opinión. Especialmente, si va contra el dogma establecido. Más especialmente, si va contra el dogma que unos cuantos han establecido y del que no se desprenden ni con una orden de alejamiento firmada por Dios. Cuando se tira de los hilos y se ve que dentro de la madeja hay más de lo que se aparenta, uno se siente como si abriera la Caja de Pandora, la cual contiene todos los males del mundo. Claro está, cuando se cuentan esos males, siempre son mentiras y medias verdades para algunos, pero jamás de los jamases serán la verdad, ni mucho menos.

Hoy, estimado lector, vamos a hablar de mentiras. Y lo voy a hacer exponiendo dos visiones diferentes de Baruch, que dejo a su elección ponderar cuál es la más acertada, o más cercana a la realidad.

La primera historia nos habla de un Baruch lleno de bonanza, de paz y armonía. Sí, con alguna que otra serpiente de ponzoñoso veneno, pero que es inmediatamente erradicada para que no se dañe la paz imperante. Este Baruch es un ejemplo de respeto, de colaboración y de coordinación. Un reloj de perfecto funcionamiento, de maquinaria tan sublimemente trabajada que es la envidia de todos. En este Baruch, estimado lector, nadie critica gratuitamente a los demás y todos están dispuestos a arrimar el hombro por el bien del servidor. Las estrategias están claramente detalladas, trabajadas y pulidas, y son ejemplo a seguir en cualquier otro lugar. No diré que la gente se pega por hacer vigilancias, pero la gran mayoría se presta a esta labor de buen grado, porque es un bien para el servidor. Hay roaming sin importar si hay chapas visibles o no, y saben perfectamente puntuar. No hay peleas entre los jugadores, ni entre los clanes, porque la convivencia haría llorar de puro júbilo a los arcángeles celestiales. La cobertura es excelente, porque se tiene perfectamente clara cómo es el servidor y se han sabido enfocar las energías de cada jugador en el rol que mejor se adapta a su forma de juego. Y desde luego, es vanguardista en cuanto a theorycrafting, porque siempre están a la cabeza en la innovación.

La segunda historia nos habla de un Baruch muy diferente. La gente airea sus disputas en público, ya sea por TS o en chat de mapa, mentando a la madre del cerdo sin sentir el más absoluto sonrojo. Si eres random o casual, no tienes ni idea de McM, naturalmente. El término "organización" es una utopía, "respeto" es una quimera y  la colaboración va por barrios. Este Baruch es un reino de Taifas en el que lo primero es "lo nuestro", aunque eso pueda perjudicar al servidor. Si no comulgas con el dogma establecido, sobras aquí. Se malgastan más energias en el burdo salseo que en intentar hacer las cosas bien. Se resucitan los mismos "planes infalibles" una y otra vez, aunque éstos hayan demostrado que ni son válidos ni son realistas. Este Baruch que aquí se relata está aún por descubrirse, porque muy pocos se han molestado en aceptar cómo es realmente el servidor, y se persiste en intentar convertirlo en algo que jamás podrá ser a causa de la naturaleza de sus jugadores. Éste es un Baruch en el que la cobertura es insuficiente, en el que las oportunidades perdidas para intentar formentar una base estable se desecharon porque "unos cuantos" estaban empecinados, cegados y obcecados con seguir arriba, aunque el servidor no tuviera ni la talla ni la calidad para ello.

Ahora, estimado lector, le pregunto: ¿cuál es la que elegiría? Si fue la primera, le hago saber que ha sido objeto de publicidad engañosa, de la hipocresía barata que impera en Baruch.

Me han dejado caer recientemente que esta crónica debería contar las batallitas del Abuelo Cebolleta, de lo buenos que son "los unos" y de lo malos que son "los demás", de mis "andanzas" por McM... y Dios sabe qué más. Traduciendo al castellano de a pie, esta crónica debería servir para regalar lisonjas a los oídos y lamer unos cuantos traseros, en lugar de exponer una visión muy diferente a la que se pretende dar de Baruch.

Pobres infelices

Lo que veo a día de hoy es lo mismo que he visto desde hace dos años. Egos, egos y más egos. Los pocos que dicen unas cuantas verdades son inmediamente apartados, menospreciados y menoscabados, no sea que a la gente le dé siquiera por plantearse si esos "chiflados" pueden tener algo de razón. Sigo viendo el mismo argumento manido como base para proyectos imposibles de llevar adelante, porque Baruch sigue sin aceptar cómo es Baruch: un nido predominantemente de PvErs en la que una porción de la población quiere, exige que el resto del universo se pliegue a su forma de jugar. Porque, estimado lector, para estos "iluminados" está totalmente reñido e imposible de conciliar el que exista gente que tenga en sus mentes algo que no sean los "palos", y si por ellos fuera, exigirían derecho de admisión para siquiera pisar el entorno. Pero todo esto es, estimado lector, una mentira, una media verdad.

Baruch es incapaz de aceptar que la representación obligatoria sólo debería ceñirse a dos situaciones concretas: misiones de clan (esto es obvio: si no representas, no te llevas premio ni colaboras en la consecución de la misión para obtener aprobación) y raid de clan en McM (otro motivo de cajón: ayuda visualmente a ver dónde está tu gente y es una forma de publicitar tu clan en el entorno).  Desde el cambio con HoT, la representación sólo se ciñe a estas dos situaciones, amén de dos más que son más subjetivas: si representas a un clan, es porque te gusta estar en ese clan o porque los beneficios que te reportan son lo que buscas (bufos, módulos de farmeo, etc). En el caso de McM, principalmente el segundo y tercer motivos son los habituales; en el caso de PvE, son todos salvo el segundo. Esto, que debería ser bastante lógico y evidente, aún escapa a la lógica de unos cuantos, que aún hoy en día persisten en que hay "impedimentos" por parte del mundo PvE para que los jugadores participen en McM. Esto es totalmente falso, por un par de motivos:

  1. Los clanes de PvE siempre acaban, si tienen gente para ello, apareciendo por McM aunque sea de forma esporádica, aunque es cierto que la mayoría acaban teniendo presencia en el entorno en la figura del random;
  2. El jugador que quiere dedicar más tiempo a McM que a PvE, va a estar llamando a la puerta de los clanes dedicados (o al menos, que tengan participación equilibrada en ambos formatos) sin necesidad de que lo recluten, porque se autorreclutará él mismo.

No hay, pues ninguna conspiración judeomasónica que evite el reclutamiento, sino una realidad empírica: el que no está en un clan dedicado, no es porque se lo impidan, porque no sepan cómo funciona un clan dedicado, etc... simplemente, es porque no quiere. Pero esto, estimado lector, es otra mentira, otra media verdad.

Baruch sigue alentando la figura de la blob, de la zerg, porque el "meta" del entorno es éste. Una vez más, se va dos pasos por detrás del resto del universo. Salvo el par de tags habituales del roaming (mi agradecimiento a estos locos por su labor), el clan que raidea a media tarde antes del "prime time" (benditos sean por seguir ahí), y los cuatro chiflados (también sean benditos) que van por ahí haciendo el mal, las mañanas carecen de organización alguna (especiamente, porque el jugador medio ha sido adecuadamente inculcado en que los buenos comandantes son sólo cierta gente, con lo que, si éstos no están, da igual quién haga el intento... por fuerza tiene que ser malo), y las tardes están habitualmente muertas para Baruch hasta el inicio del "prime time". La poca gente que se levantaba chapa en las horas golfas para, al menos, ejercer de faro prácticamente pasa de hacerlo, salvo en casos puntuales, después de haber aguantado carros y carretas porque a unos cuantos no les gustaba cómo llevaban las cosas. Los "iluminados" no piensan en que no todo es saber pelear, porque eso sólo es una parte del juego. Pero esto, estimado lector, es una mentira más, una media verdad más.

Resulta ahora que el clan [BAY], tal y como existe actualmente, es una rama que hay que podar inmediatamente porque es un "cáncer" para el resto del servidor, que no "cumple con lo acordado". Incluso, alguno va más allá y pretende que se convierta en un clan dedicado, con builds y todo, y que todo el que no cumpla con esto, debería ser expulsado (esto a mí me suena a expropiación). Quisiera hacer un inciso aquí. Veamos, un clan dedicado de McM se rige por los siguiente principios: dedicación, compromiso, afán de superación y respeto. El jugador de clan debe saber adaptarse a un rol de acuerdo a la clase que juegue y las estrategias que su "raid leader" ejecuta durante su actividad. También, el jugador de clan debe conocer bien su clase, sus puntos fuertes y débiles, y debe ser adecuadamente disciplinado. Creo que para no haber estado en un clan dedicado, esta definición es bastante acertada, ¿no? Ahora, veamos la definición, la carta de presentación del clan [BAY]: "Bienvenidos al clan comunitario en el cual podemos reunirnos para realizar actividades, misiones de clan, eventos PVE y jugar a McM" Esto, a todas luces, muestra un clan mixto, o sea, con actividad en dos formatos del juego pero sin ser dedicado. Ahora yo pregunto: ¿dónde está la prueba que demuestra que este clan no "cumple con lo acordado"? Ah, pero ésta es otra mentira, otra media verdad...

Creo que va siendo hora, estimado lector, de que los "iluminados" dejen ya de marear la perdiz, de que si realmente quieren que el servidor esté arriba, den un paso adelante sin medias tintas y presenten un proyecto serio de verdad. Que se dejen de compromisos a medias, de buscar cabezas de turco a modo de monigote al que atizar si el proyecto fracasa o de ponerse las medallitas si éste prospera, especialmente si el proyecto no es suyo. Si no van a dar ese paso adelante, que se aparten y dejen que otros puedan sugerir ideas diferentes, aunque a ellos no les gusten. Es hora de que empiecen a dejar las riñas de patio de parvulario fuera del juego y de los foros, que discutan lo que tengan que discutir en privado, y que se respete la gente, aunque no colabore entre sí, y acepten que cada uno tiene su forma de hacer las cosas, gusten o no. Ya es hora de aceptar que la gente que no está en clanes no va a estar en la puñetera vida, por más que insistan en sus argumentos de "no guild, no fun", y de buscar la manera de conciliar puntuación con saber combatir. Es hora de aceptar que la gente que no quiere ir a "palos", pueden hacer otras cosas que beneficien al servidor, y promover ideas que guíen a estos jugadores en esas funciones, de modo que quien quiera "palos" pueda tenerlos, al tiempo que el servidor se pueda mantener puntuando adecuadamente para que la calidad de los rivales sea la mejor (o sea, manteniéndose arriba en la tabla, donde están estos presuntos "servers top"). En definitiva, estimado lector: es hora de dejarse de gilipolleces de una vez, y de que o se hacen las cosas bien, o que dejen de joder a la gente que sólo quiere pasar el rato, que a ellos no debería irles ni venirles su mera existencia.

Pero claro, todo esto sólo son mentiras, medias verdades. Baruch va bien, cojonudamente bien, ¿verdad?

Ah, sólo para que quede constancia: mi sección, mis reglas. A quien no le guste, que no la lea. Hasta la próxima semana, estimado lector.

Si te ha gustado el artículo comparte con nosotros tu opinión visitando el hilo de la sección, haciendo clic aquí.

¿Te interesa Mundo Contra Mundo? si quieres puedes contactar directamente con Sehayenviándole un mensaje privado.