Semana 51

"La lógica de sus argumentos me recuerdan al olor del roquefort: ambos apestan"

Un nuevo año llega a nuestro calendario, y  se perfila como el punto de inflexión para el entorno de Mundo contra Mundo, en muchos aspectos, en tanto a su resurgir... o su hundimiento definitivo. Como habrá notado el estimado lector, no he iniciado esta sección como habitualmente lo hago -indicando el último enfrentamiento-; el motivo es, evidentemente, el descanso de un mes de que esta sección ha disfrutado. Habría, en su caso, que indicar los cuatro enfrentamientos previos, y dado que mi atención ha estado diversificada, poco iba a aportar en este regreso.

Dicho esto, quisiera enfocar esta crónica en lo que ha acontecido durante el mes de Diciembre y que ha tenido su repercusión -atenuada por las festividades, pero que no ha pasado desapercibida por muchos- en el ánimo de la comunidad internacional. Hablo, como el lector se habrá imaginado, en las estrambóticas ideas que McKenna Berdrow ha tenido a bien plasmar en el entorno, a modo de campo de prueba, en busca del Equilibrio.

Durante este pasado mes, hemos sufrido un cambio en las puntuaciones que las escaramuzas otorgaban. En principio, el sistema premiaba con 3, 2 y 1 puntos según la clasificación en cada escaramuza; este sistema clásico de puntuación parecía funcionar relativamente bien... si no fuera por el sobreexplotado "bandwagonismo" que provoca desequilibrios constantes en las poblaciones, y por ello, en los matchups. El resultado no podía ser otro que un abismo, en la mayoría de los casos, entre el primer clasificado y sus dos rivales, especialmente si las poblaciones mostraban una diferencia muy marcada.

Durante Diciembre, esto cambió, y Arenanet pasó del 3-2-1 al 2-1-1.

 

Lo primero que me vino a la cabeza cuando leí este cambio fue el símil del estudiante que pasa de curso sin haber dado palo al agua, sin aprobar ni una, por mera inercia. El premio a la vagancia, por resumirlo escuetamente. Y es que el sistema 2-1-1 invita a los servidores con menos población -y cobertura- pasen de los enfrentamientos con clara desventaja sin salir seriamente perjudicados en su rating, dado que las diferencias de puntos se maquillan gracias a ese 2 que el ganador se lleva en cada escaramuza. Quiero imaginar que decidieron aplicar este experimento durante Diciembre para minimizar daños durante un mes en que no habría tanta actividad en el entorno, ni por parte de Arenanet (vacaciones) ni de los jugadores (evento navideño y menor participación por festividades), porque la excusa oficial de favorecer que los dos servidores menos poblados aunaran fuerzas para enfrentarse al más fuerte no ha colado en ningún sitio, pues las evidencias de que no ha habido tales "alianzas" es perfectamente visible en las tablas de clasificación de los diferentes matchups desarrollados con este sistema.

Esto explicaría el por qué el jueves por la noche, Mr. Berdrow anunció en los foros oficiales lo siguiente:

"Thanks for the feedback everyone. The response to 2,1,1 is mixed, so I thought I would inform everyone that we will be changing it to 5,4,3. This is intended to go out around the same time as Episode 4"

Traduciendo: con la llegada del nuevo parche de contenido, en cuanto a Mundo contra Mundo se refiere, pasaremos de un 2-1-1 experimental a un 5-4-3 maquillador.

"¿Por qué maquillador?", se preguntará el lector. Bien, porque sólo es necesario un pequeño ejercicio numérico para darse cuenta que, porcentualmente hablando, las puntuaciones resultantes del sistema 5-4-3 serán más cercanas entre sí que con el sistema 3-2-1. No es igual que un matchup acabe 310-293-286 que 310-233-156, por poner un ejemplo a grosso modo, pues trasladando esto al sistema Glicko, los porcentajes aplicados al rating resultarán en saltos mucho menos escandalosos que con el sistema previo.

 
¿Qué significa todo esto? Muy sencillo: Mr. Berdrow sigue sin tener una solución a los verdaderos problemas que el entorno de Mundo contra Mundo arrastra, especialmente desde que implementaron ese aberrante aborto que es el Linking World System, y pretenden reducir su impacto -visualmente, al menos- en las clasificaciones con una manipulación del sistema Glicko a través de la forma de puntuar las escaramuzas. Imagino que, con esta decisión, buscan ganar tiempo... un lujo que el entorno dejó de permitirse hace ya varios meses.

Mientras esto ocurre, los jugadores siguen discutiendo sobre si este o aquel sistema favorece los combates o perjudican al "nightcapping". Los viejos mantras aún siguen vivos, lamentablemente, alimentados por la ceguera selectiva, mientras que los problemas de verdad se mantienen ocultos bajo la alfombra como si se tratara de miseras migas de pan que nadie quiere barrer, no sea que el dueño de la casa descubra que el encargado de la limpieza no da palo al agua.

Si esto sigue así, mucho me temo que ni siquiera los casuales van a querer tocar Mundo contra Mundo con un palo.


Si te ha gustado el artículo comparte con nosotros tu opinión visitando el hilo de la sección, haciendo clic aquí.

¿Te interesa Mundo Contra Mundo? si quieres puedes contactar directamente con Sehayenviándole un mensaje privado.