¡Es una trampa!

Pensándolo bien, Electronic Arts y Balthazar tienen mucho en común.

Electronic Arts recién estrena el dudoso honor de record de votos negativos en reddit. -674439 en este mismo instante. Eso son muchas personillas cabreadas, un ragequit a nivel Mundo contra Mundo juntando todos y cada uno de los servidores. Todo a raíz del último paso evolutivo de su política de transacciones y desbloqueo por el cual, solo un personaje como Darth Vader puede necesitar más de 40 horas para ser obtenido o una cantidad nada despreciable de dinero.

Dicha la mala fama que se merece, por mucho que EA se esfuerce, jamás le quitará ese puesto de privilegio que mantengo reservado en mi negra alma para No Man Sky. Un buen mundo, debe de tener un gran villano, supongo.

Pero es EA, y más importante, es Star Wars la franquicia afectada. Años atrás, en una asignatura que mezclaba cine y economía, estudiaba la saga de George Lucas como el punto de partida del merchandising, el valor del producto añadido hasta tal punto de olvidar los propios largometrajes como fuente de ingresos. Esto sin duda, es clave para que una noticia trascienda más allá de nuestros mundos de bits pues hasta ahora, era fácil encubrir un mal en la industria de videojuegos: aún hay quienes piensa que los videojuegos son juguetes para niños de 3-8 años de edad. Pero Star Wars,  es innegablemente taxativa en nuestra cultura desde 1977. Y esos no son jovencitos confusos.

Ya ha pasado más de una semana desde que estalló el escándalo, pero las noticias y respuestas continúan sucediéndose fuera de nuestro sector. Poniendo un ejemplo, la Belgium's Gaming Commission ha venido a decir que el sistema de recompensas usado por Star Wars Battlefront 2 es similar a una máquina tragaperras de bar de mármol jaspeado, barra de chapa y suelo cubierto de huesos de aceituna. Esta acusación al sistema de recompensas es algo más que un trapo sucio sacado a la luz. No habla de pay to win como gesto indecoroso de marketing y filosofía de empresa, sino que lo ha arrimado a las fronteras de la ludopatía, salud mental y a gestos más serios que tocarnos solamente el bolsillo.

“¡Es una trampa!” -Almirante Ackbar.

Pero todo jugador lleva años conociendo que trampas para los billeteros ligeros haberlas “haylas”. Pero hasta que una voz importante no lo grite, muchas otras no despiertan. Pues que en la voz de Yoda resuene.

Suena a viento lejano, a las cenizas ardientes de un incendio que llegan a nosotros cuando el mismo yace extinto.

No hace tanto desde que Tyria se alzó al unísono rechazando una de las políticas de ArenaNet, los permisos de adopción de monturas, una caja tan aleatoria como poco fructífera. Por si fuera poco, un lote de 30 permisos de adopción, tronó con un precio escandaloso que indignó a la comunidad. Un robo, una estafa, la sombra de las lootbox, incluso del pay to win. Leyendo las opiniones, sería difícil de separar a ArenaNet y a Electronic Arts, villanos de latir forjado en el mismo negro corazón. ¿No es así?

No, por supuesto que no. El contenido vendido por gemas en Guild Wars 2, es principalmente estético. Entiendo que 2000 gemas por un set de miniatura, alas y armadura son elevadas pero, ¿no es lo mismo que comprarte una camisa de Gucci cuando una de Primark viste igual?

En un mundo dominado por el Prêt-à-porter, salirse de un mercado tan globalizado para optar por la alta costura cuesta un pequeño capital. Guild Wars 2 es cariñosamente apodado Fashion Wars, pues la estética es el fin último de tantos y tantos jugadores o como poco, un componente esencial y definidor de nuestra Tyria actual. /r/GuildWarsDyeJob/ o gw2style.com/ son ejemplos de ello, donde, en fechas señaladas, no tienen nada que envidiar a la París Fashion Week de nuestro aburrido y libre de quaggan planeta Tierra.

Ningún diseño, fabricado con yute y gasa de seda o comprado en gemas, nos otorgará una ventaja sustancial en los etéreos campos de batalla de la niebla o sobre las arenas traicioneras de Elona. Del mismo modo, lo reluciente, temeraria o pudiente que sea la piel de nuestra montura, no da más ventaja que un dolor de cabeza tras ver tanto brillo. Y en esa carencia de ventaja es donde reside la diferencia. Comparto la opinión de que el movimiento de ArenaNet no ha sido el más correcto ni será el más alabado pero dudo mucho de que alguien jamás diga de ello que Este juego es un casino online temático de Stars Wars diseñado para incitar a los niños a malgastar dinero.

Estas noticias nos abofetean en el mejor de los sentidos. Tenemos la facultad de abrazar a aquello que nos gusta de mala manera y se nos olvida que una empresa o un producto pueden tomar malas decisiones. Star Wars no va a dejar de ser lo que es pese a contar con Jar Jar Binks o el Señor de los Anillos por hacerme tragar con Tom Bombadil. Incluso la entrada con calzador de Balthazar en forma de deus ex machina no puede negar el esplendor de una grandísima expansión.

La relación entre empresa y cliente, juego y jugador es un puente férreo como el acero, para mantener sus premisas, y maleable como la pleita, para aguantar los bandazos de una relación que al fin y al cabo, retoza con nuestro dinero. Y no en pocas ocasiones, con nuestras emociones. Electronic Arts, es para mí un cúmulo de buenos recuerdos de infancia: mis primeros FIFA me dieron a conocer a Blur y Gorillaz  durante largas horas de diversión; los Sims sacaron de mí al psicópata con mayor gusto por el interiorismo; La Batalla por la Tierra Media (tanto primera como segunda entrega) te transportaban al corazón de la fantasía a través de flechas de puntas de plata y monturas de Rohan. Hubo buenas decisiones, mejores momentos y recuerdos imborrables. A día de hoy, el puente es una escalera de sentido descendente y caída. EA mantiene una consciencia alejada de los videojuegos, sin más alma que la capacidad de medir su contenido en números seguidos por símbolos monetarios. Tengo recuerdos igual de bondadosos de mis primeros años de Guild Wars. A Kormir le ruego porque no termine del mismo modo.

Pensándolo bien, Electronic Arts y Balthazar tienen mucho en común.

Esto es bueno, porque las grandes metidas de pata lo son. Los tiempos felices que vivimos en Tyria no deben de hacernos olvidar los malos que inevitablemente están por llegar.  De vez en cuando conviene que un grande caiga y ese héroe de entretenimiento pase al rol de villano. Nos hará replantearnos aquello que considerábamos bueno y malo, se nos erizará el pelo y sacaremos las uñas para que la industria deje de vernos como esos niños de 3-8 años de edad. Al fin y al cabo un buen mundo como el nuestro, debe de tener un gran villano.

Choya

¿Quieres que nuestro Escriba opine sobre algun tema en concreto? contacta directamente con Delaenviándole un mensaje privado.

Si te ha gustado el artículo comparte con nosotros tu opinión.

Log in to comment

Avatar de Dela
Dela respondió el tema: #1675 23 Feb 2017 08:54
Recuerda que de pelusas, de pelusas hilvanadas, enmarañadas en parcos colores y sin lustre alguno se ceban nuevos cojines.

Mi forma de vivir por primera vez cada capítulo, es bastante similar a la tuya. Lo roleo solo o acompañado, en mi mente añado los fragmentos de diálogo que son más propios de mí, Dela el descendiente de aquel paragón de Elona, que del comandante del Pacto. Tengo por costumbre repetir cada capítulo un par de veces, casi siempre con Auri, ladrona brabucona, algo bebedora pero pura ternura y corazón junto a algún otro de mis aliados de bits: Eisenbear, ingeniero y alquimista peculiar, el guerrero sylvari cuya semilla brotó en arrojo y ardor o Drag, la maestra de elementos cuya única jerarquía de la que entiende es la de las Legiones...

Cada día lo digo y nunca lo hago, pero debería compartir mí ficha de personaje para que conocierais un poco mejor al devoto de Kormir de cuna noble y tez tostada por Elona. Del que tanto hablo y que paciente espera (Cada vez huele más el aire a rol).

Al final, como si de GW1 se tratase, veo a mi alter guardián amparado de uno o varios héroes nacidos bajo mi puño y letra. Sea pistola, escudo o kit, cada uno ofrece una nueva visión, capaces de cuestionarle el protagonismo de la trama (entiendo al comandante, al héroe como uno grupo, donde unas veces es "x" quien habla, y otras "z" la que actúa).

Pero al final, brabucona, noble y seguidor de la osa, terminan en el mismo punto. En este concreto en el que nos encontramos, sus rostros lucen confusión, retazos de engaño, pizcas de desdén en donde siempre cabe la esperanza de no haberse equivocado. Es sin duda, cuando ni siquiera dos de ellos consiguen un acuerdo, cuando yo vuelvo en mí, suelto G13 y ratón para aplaudir (metafóricamente, sino quedaría como un loco).

Cada uno roleamos un papel, un fragmento o una compleja trilogía de razas forjadas en elementos, pieles cerúleas y vestigios del pasado, pero cuando la trama no deja indiferente a ninguno de los actores. ¡Por Kormir que ha sido buena!

Solo nos queda esperar, especular con inquina y brindar con espumeante hidromiel omnom.
Avatar de Gawain Brightblade
Gawain Brightblade respondió el tema: #1666 22 Feb 2017 02:38
La última opinión sobre el capítulo de La Cabeza de la Serpiente y la comparativa sobre ser títeres del caos me ha encantado. Cuando jugué la historia desconecté todos los Chats y la jugué saboreándola junto a un compañero. Los dos íbamos de Caballeros, leales servidores, disciplinados, con una enorme venda en los ojos descargamos nuestra espada sobre lo que quiera que sea que amenaza el Orden en Tyria. Y escuchamos a la Reina, no un derrape, porque eso sería un error, una declaración total de intenciones, haciendo gala del canto de sirenas de la política, que como el que quita una mala hierba, para mantener bonito el jardín, habrá que ejecutar a quien haga falta.

Y en este tren nos montamos señores, y a toda velocidad, y llegamos a la ultima estación chirriando sobre los raíles, y nos dan esa jugosa información que es el hueso de oro para el perro fiel. Vaya información, y ahora que? ¿quién es el malo y el bueno? ¿Soy yo el feo?

GW2 puede tener algunos fallos, esa pelusa entre los cojines de los aciertos, pero una cosa es segura, sabe emocionarme, a mí y a quien vive el juego de forma intensa, llámese roleros, jugadores inmersivos, o réplicas de El Cortador de Césped.