Identidad, ascenso y proyecto

Y si te vas, ¿Estará Gw2 a la altura para que vuelvas a visitarnos?

Y atrás quedó el 2018, con las oscuras golondrinas en tu balcón sus nidos a colgar marcado por un regusto irreverente de 2017 y del 2016 más casposo, el del todo ofende y el todo vale, tanto en el mundo de carne como en el que todo ser forjado a videojuegos conoce. Fallout 76 ha llenado las últimas fechas del año, esforzándose en que recordemos la vergüenza ajena y la unión que solo la indignación nos otorga como respuesta a No Man Sky o a ese micropago llamado Battlefront II. A veces dudo si mi contrato con baruchbay.eu me obliga a nombrar a estos dos. Pero no haría honor si solo recordara las malas guardias, ni honor a la Nintendo Switch que tanta diversión y buenas melodías me está dando: Breath of the Wild, Octopath y mi ilimitado amor hacia los indies. Pensándolo con la calma que da cargar repetidamente todos los mantras al cambiar de mapa, no fueron unos años tan malos.

Recién estrenamos un nuevo año, donde algunos seguimos tachando un 8 donde debe ir un 9. Para nuestra parcela de bits afincada en Tyria, el comienzo ha sido meloso en intensidad y buen hacer de Todo o Nada, el último capítulo desvelado. No hay nada que marque más el regusto dulce como el amargor de la derrota y la pérdida en el último bocado. Antiguas localizaciones, nuevos horizontes, miedos y esperanzas. Excélsior, señor asura.

Por si fuera poco, Pharus, el nuevo arco largo legendario, me parece una mezcla de diseño y delicadeza tan acertada como fue quitar la barra de maná (sí, haberla, hubo), elegante y sutil acorde a lo que es Guild Wars 2.

Y es en este 2019 cuando un abanico de competencia en los mmo se presentan a la palestra con ganas de apoderarse del difícil pedazo de tarta que los grandes puedan descuidar. Si eres del que salta de universo en universo cada pocos meses, va a ser un buen año para ti, pues encontrarás desde la simulación más realista a la épica de belleza más apurada. Y si te vas, ¿Estará Gw2 a la altura para que vuelvas a visitarnos?

Entre la batería que vienen con sus escuadras apiñadas, builds estudiadas, estabilidad y poder a tope para cargar a lo largo de este año, tres de ellos han llamado mi atención: Identity, Ascent: Infinite Realm y Project TL

Identity se encuentra en ese punto GTA online, entre simulador y multijugador que tanto se hace querer. Sus gotas no se quedan en la superficie, de ser el policía o el ladrón, sino que cala hasta ramificar los puestos, cambiando el juego entre un cadete o un comisario y un camello o un fabricante de drogaina (Hago un llamamiento para que la RAE acepte este palabro). Personalización, libertad y ejem, un sistema de hospedaje donde cada casita, choza o mansión está a la venta. ¿No crees que Gw2 debería de sentir un poquito de envidia en esta última parte?

Por su lado, Ascent, con su atrevimiento y estética steampunk. Además, decir que es hijo de los mismos padres de PlayerUnknown's Battlegrounds. Debería de dar miedito para los veteranos. Luego recuerdo que al otro lado de la balanza está Blizzard (aunque algo alicaído de espíritu tras Diablo Immortal y su amorío con Activision) y quienes osan mantenerle el pulso, y los miedos se convierten en ecos que como las tupidas madreselvas de tu jardín las tapias a escalar.

Por último y con quien más sangre comparte Guild Wars, pues es de NCSOFT, Project TL es una delicia estética con esas animaciones brutas tan propias de los Diablo. Sin olvidar que es un reinicio de Lineage Eternal, pero con los deberes bien hechos. No puedo evitar compararlo con Black Desert Online, pues ambos aspiraban a ser tan realistas en sus editores de personajes y texturas que no hacían más que darme mala espina. Pero eso es un gusto personal, siempre me he decantado por la estética propia como la de Guild Wars, Borderland o Gris.

Identity, Ascent y Project, sin duda contarán con la ventaja de contar con las nuevas tecnologías, con el vistazo al pasado que solo se aprende a través de los fallos de otros que aún ellos no han cometido. Pero para desbancar a las grandes, o a la que personalmente me importa, pues barrer a casa es tan baruchiano como las migas con chorizo, necesitarán destacar en tres puntos: Una identidad marcada, el ascenso junto a los grandes y un proyecto firme.

Podía haber elegido otros MMO, pero el juego de palabras (del que me di cuenta una vez escogidos los candidatos, palabrita de devoto de Kormir y niño choya) no nace tan bien con Elyria y Crowfall.

Guild Wars mantiene su identidad, desde su acción al movimiento de sus aún jóvenes monturas. En no aporrear teclas sin ton ni son, en sentir la vida tras cada conversación frugal entre NPCs, en el cariño tras cada lápida y fragmento de Montañas Picosescalofriantes corrompidas por kralkatorrik.

El ascenso es un logro de no solo el llegar, sino el mantenerse. Algunas ideas prometedoras como la que había tras Wildstar no consiguieron mantenerse y a día de hoy nos vemos obligados en escoger camisa para su entierro. En algunos casos no tiene un porqué, fracaso o éxito no tienen parámetros totalmente medibles hasta que los miras con tiempo de por medio. Soy un acérrimo inquisidor de Tyria, pero apenas concibo pasar unos minutos en Final Fantasy XIV o WoW. Es parte del encanto.

Proyecto es carne del primero, y un buen sazonado del segundo. Mantener esa identidad con el paso de los años, administrando la información, los giros en la historia y el trato al diseño, en ocasiones a cuentagotas y en ocasiones a volquetes.

La ficción necesita de ella misma para nutrirse y crecer, como un pequeño organismo de células que forman tejidos y estos a su vez cosas más grandes que me dan asco. Seas Guildworero, Wowero, camarero o un Dacia Sandero, debemos de brindar por los éxitos que mantengan la competición viva. Pero sin olvidar y de paso terminando la atrocidad que le estoy haciendo a las letras de Bécquer, Guild Wars como yo te he querido..., desengáñate, nadie así te amará.

dela

¿Quieres que nuestro Escriba opine sobre algun tema en concreto? contacta directamente con Delaenviándole un mensaje privado.

Si te ha gustado el artículo comparte con nosotros tu opinión.

Log in to comment

Avatar de Dela
Dela respondió el tema: #1675 23 Feb 2017 08:54
Recuerda que de pelusas, de pelusas hilvanadas, enmarañadas en parcos colores y sin lustre alguno se ceban nuevos cojines.

Mi forma de vivir por primera vez cada capítulo, es bastante similar a la tuya. Lo roleo solo o acompañado, en mi mente añado los fragmentos de diálogo que son más propios de mí, Dela el descendiente de aquel paragón de Elona, que del comandante del Pacto. Tengo por costumbre repetir cada capítulo un par de veces, casi siempre con Auri, ladrona brabucona, algo bebedora pero pura ternura y corazón junto a algún otro de mis aliados de bits: Eisenbear, ingeniero y alquimista peculiar, el guerrero sylvari cuya semilla brotó en arrojo y ardor o Drag, la maestra de elementos cuya única jerarquía de la que entiende es la de las Legiones...

Cada día lo digo y nunca lo hago, pero debería compartir mí ficha de personaje para que conocierais un poco mejor al devoto de Kormir de cuna noble y tez tostada por Elona. Del que tanto hablo y que paciente espera (Cada vez huele más el aire a rol).

Al final, como si de GW1 se tratase, veo a mi alter guardián amparado de uno o varios héroes nacidos bajo mi puño y letra. Sea pistola, escudo o kit, cada uno ofrece una nueva visión, capaces de cuestionarle el protagonismo de la trama (entiendo al comandante, al héroe como uno grupo, donde unas veces es "x" quien habla, y otras "z" la que actúa).

Pero al final, brabucona, noble y seguidor de la osa, terminan en el mismo punto. En este concreto en el que nos encontramos, sus rostros lucen confusión, retazos de engaño, pizcas de desdén en donde siempre cabe la esperanza de no haberse equivocado. Es sin duda, cuando ni siquiera dos de ellos consiguen un acuerdo, cuando yo vuelvo en mí, suelto G13 y ratón para aplaudir (metafóricamente, sino quedaría como un loco).

Cada uno roleamos un papel, un fragmento o una compleja trilogía de razas forjadas en elementos, pieles cerúleas y vestigios del pasado, pero cuando la trama no deja indiferente a ninguno de los actores. ¡Por Kormir que ha sido buena!

Solo nos queda esperar, especular con inquina y brindar con espumeante hidromiel omnom.
Avatar de Gawain Brightblade
Gawain Brightblade respondió el tema: #1666 22 Feb 2017 02:38
La última opinión sobre el capítulo de La Cabeza de la Serpiente y la comparativa sobre ser títeres del caos me ha encantado. Cuando jugué la historia desconecté todos los Chats y la jugué saboreándola junto a un compañero. Los dos íbamos de Caballeros, leales servidores, disciplinados, con una enorme venda en los ojos descargamos nuestra espada sobre lo que quiera que sea que amenaza el Orden en Tyria. Y escuchamos a la Reina, no un derrape, porque eso sería un error, una declaración total de intenciones, haciendo gala del canto de sirenas de la política, que como el que quita una mala hierba, para mantener bonito el jardín, habrá que ejecutar a quien haga falta.

Y en este tren nos montamos señores, y a toda velocidad, y llegamos a la ultima estación chirriando sobre los raíles, y nos dan esa jugosa información que es el hueso de oro para el perro fiel. Vaya información, y ahora que? ¿quién es el malo y el bueno? ¿Soy yo el feo?

GW2 puede tener algunos fallos, esa pelusa entre los cojines de los aciertos, pero una cosa es segura, sabe emocionarme, a mí y a quien vive el juego de forma intensa, llámese roleros, jugadores inmersivos, o réplicas de El Cortador de Césped.