Entre flores y aventuras

Por Kenden B. Día 32 del mes del Céfiro 1.332 d. É.

Nacida en la ciudad de Ascalon, vivió con su familia en la época en que el rey Adelbern y su hijo el príncipe Rurik defendían el Muro Norte de la ciudad tratando de impedir por todos los medios que los Charr lograran atravesarlo.

La pequeña Gwen era ajena a la guerra que ya entonces exístía entre los de su raza, los humanos, y los implacables Charr que eran movidos a defender unas tierras que les fueron arrebatadas mucho tiempo antes, cuando los dioses trajeron a su raza con ellos. Por aquel entonces la niña buscaba aventuras, como cualquier niño humano. Esperaba en la puerta principal de la ciudad la llegada de algún héroe que por casualidad hubiera encontrado en su aventura la flauta que extravió cuando se alejó demasiado de la ciudad, o la capa que perdió cuando sintió peligro y huyó de nuevo hacia casa en su búsqueda de flores de iris roja.

A todo aquel que se acercaba a la puerta de la ciudad le preguntaba por sus aventuras, y si aquel le regalaba alguna de aquellas preciosas flores que sólo creían en su región, se ofrecía a seguirle en sus aventuras, porque ella, algún día, sería como aquellos a los que idolatraba mientras los esperaba en la puerta de su ciudad.

Nunca pensó aquella dulce niña que sus sueños se harían realidad pero de la forma más dura posible. Los Charr lanzaron un terrible ataque contra los Ascalanianos, abriendo brecha en el Gran Muro Norte y usando una terrible magia, devastaron parte de aquella región. Todo cambió para Ascalon. Muchos de sus habitantes murieron, muy pocos lograron huír de la ciudad siguiendo al Príncipe Rurik y sólo unos pocos, acabaron siendo prisioneros de los Charr. Gwen fue una de ellas.

Creció encerrada por aquellos que destrozaron su mundo. Creció odiándolos por arrebatarla todo lo que amaba. Y desde ese momento, pensó día a día en su encierro, en cómo escapar de sus garras y vengarse de aquellos seres salvajes.

Ya siendo adolescente, en uno de los días en que sencillamente la usaban como prisionera para trabajar o divertirse en las luchas de la arena, aquella joven vio una oportunidad de escapar. Aún conocía su región y sabía que bajo Ascalon, había catacumbas y hasta allí corrió escapando de sus captores.

Fue en este lugar donde logró mejorar su ya innata capacidad de magia de hipnotizadora. Aprendió en su estancia en aquella oscuridad a mejorar sus habilidades, y aprender otras nuevas. Y cuando se sintió preparada supo donde debía ir... buscar el norte y escapar de las garras de los Charr que se mantenían en la zona corriendo hacia las Montañas Picoescalofriantes del norte. Buscó una oportunidad para escapar por las montañas huyendo de las patrullas Charr logrando alcanzar el comienzo de las montañas del norte. Allí fue donde una patrulla de humanos, dirigidos por la entonces comandante Langmar la encontró. Gwen por fin era libre.

Viajó mucho más al norte con la comandante Langmar, y permaneció refugiada en el llamado Ojo del Norte esperando la oportunidad de vengarse y de recuperar su ciudad, Ascalon de los Charr. No fue hasta la llegada de los héroes que libraran a Tyria de las manos del entonces Liche a esta región, cuando alcanzaron un extraño lugar conocido como Museo de los Monumentos. Fue allí donde Gwen permanecía estudiando un extraño objeto místico, un pequeño estanque construído dentro de una extructura que parecía muy antigua. La joven había sido incapaz de saber más de él, aunque había preguntado a varias razas, incluidas los Norn y los Asura, así como a los Enanos. Sólo cuando aquellos héroes que lucharon en las primeras batallas llegaron allí, lograron activar aquel extraño estanque que de alguna forma, mostraba el pasado y los posibles futuros. Desde ese momento se unió a ellos, esperando por fin la confrontación contra los Charr, ayudando primero a la lucha contra los Destructores ahora que ella misma formaba parte de la llamada Vanguardia de Ébano junto a la comandante Langmar.

Fue en este momento cuando conoció al joven teniente Keiran Thackeray, un parangón con habilidades especiales. El joven se unió a la Vanguardia de Ébano y se enamoró de aquella joven impetuosa y misteriosa. Pero Gwen estaba demasiado ocupada en su venganza como para ver más allá de cualquier otra cosa. Keiran sintiéndose rechazado, optó al final por viajar a Kryta buscando información que ayudara a los suyos en la guerra. Fue cuando el joven marchó, cuando Gwen se dio cuenta de su terrible error. También le quería.

El destino hizo que volvieran a encontrarse. Y esta vez nunca volvieron a separarse. Tras unirse en matrimonio, fueron elegidos por el rey Adelbern, una vez subió al trono de Kryta la reina Salma para localizar algún punto en las grandes estepas de Ascalon en manos de los Charr donde fundar una ciudad humana que fuera la última defensa contra los Charr. La joven reina Salma mantenía segura Kryta y el anciano rey Adelbern mantenía la antigua ciudad de Ascalon aún bajo su poder. Pequeños avances en una guerra que ya duraba demasiado. Keiran y Gwen viajaron con gran cantidad de suministros, así como un ejército de la guardia de la Vanguardia de Ébano hacia aquellas tierras que quedaban a la espalda de los ejércitos Charr, que debido a sus problemas entre clanes, estaba debilitado. El peligroso viaje les llevó hasta la región hoy conocida como Campos de la Ruina. Y allí, en una zona montañosa y protegida en parte por riscos inexpugnables, justo a la espalda de las líneas enemigas, comenzaron a levantar aquel gigantesco Bastión, que fuera bautizado como Bastión de Halcón de Ébano.

Se tardaron años en acabar aquella ciudad que fue comunicada mediante una puerta Asura directamente con la ya entonces fundada, Linde de Divinidad.

Keiran y Gwen lucharon contra los Charr desde esta ubicación, pero sería su hijo Logan quién al final viera la paz entre la raza humana y la raza Charr. Hoy Logan forma parte de la Guardia de los Serafines de la reina Jennah, descendiente de la reina Salma. Sus padres fueron enterrados en el cemenerio de la ciudad que fundaron juntos: Halcón de Ébano.

Hoy, los Charr y los Humanos son razas amigas, que luchan juntos por defender Tyria, igual que lo hicieran sus antepasados.

gwen

Kenden Baruch

¿Te interesa la historia de Guild Wars? si quieres puedes contactar directamente con Amaunetenviandole un mensaje privado.

Si te ha gustado el artículo comparte con nosotros tu opinión...

Log in to comment

Avatar de Amaunet
Amaunet respondió el tema: #444 20 Feb 2016 16:41
Vaya... Muchísimas gracias por tus comentarios. Nunca pensé que llevar a papel (o a blog o a colaboración en Baruch Bay) mi experiencia, y mi "aventura" en Tyria llegara a otros. Creo como tu (y seguro no somos los unicos) que Anet tiene una gran historia... una que podría dar mucho más de sí, pero sin duda una muy buena. Creo, que bueno, aún así... en cierta forma cada uno de nosotros hace posible tambien esta historia: Como la vivimos, la disfrutamos y sobre todo, como la compartimos.
Espero de corazón que el resto de lo que haga aquí en Baruch Bay o en mi propio blog siga a la altura. Por ti, por supuesto, y por todos aquellos que queréis y disfrutáis Guild Wars tanto como yo. Sólo por eso merece la pena.
Gracias de nuevo por tus comentarios ^^
Avatar de Lorea
Lorea respondió el tema: #443 20 Feb 2016 15:31
Acabo de descubrir este espacio gracias al Reddit, y tengo que decirte que me encanta el trabajo que haces (●♡∀♡))ヾ☆*。 . He leído ya otras cosas tuyas, de tu blog principalmente, aunque el sistema de wordpress y yo nos llevamos mal. Pero todo lo que sea historia de GW2 me atrae mucho, soy de la oponión de que Anet no aprovecha el gran mundo que tiene.

En fin, solo quería decirte que me encanta como elaboras el contenido a través de tus personajes y el cuidado que pones en lo que escribes. ¡Sigue así! Aquí tienes una fan que está siguiendo tu trabajo (๑˃̵ᴗ˂̵)و