Semana 6

¡Saludos de nuevo, baruchianos!

Después de un inesperado susto con el ordenador, he aquí una nueva crónica de nuestro entorno favorito, el Mundo contra Mundo. Ni los fallos de hardware, ni el mal tiempo, pueden detenerme... así que vamos allá.

Matchup correspondiente a la 6ª semana de este año. Rivales: Elona y Ribera.

Elona ha mostrado una actividad menor que en semanas anteriores, siendo principalmente activa durante el fin de semana, amén de las medias tardes laborables.

Ribera, por su parte, no cambia el chip ni a pedradas, de forma que han marcado la actividad con sus KT mañaneros y sus prime time de tarde-noche. Las noches, menos pobladas que en las previas semanas, quizá ya por el hastío de enfrentarnos tantas semanas seguidas. No puedo negar que coincido con ellos en esa sensación, pero claro, el sistema de MU -tras el último cambio de ArenaNet- acota los enfrentamientos a los ratings más cercanos. Desventajas del Tier 1 en la situación actual del juego.

El matchup está ganado desde el martes, prácticamente, como en las pasadas semanas, gracias al gran trabajo de clanes y chapas públicas.

Y aquí terminaría esta crónica, porque a decir verdad, no es que dé para mucho el matchup...

... pero no sería yo, si no hiciera mención a algunos temas que han estado en boca de buena parte de nuestra comunidad. Por ello, quisiera -con la venia de quien esté leyendo esta crónica- aprovechar para echar una mirada al pasado, gracias a esos temas tratados recientemente.

Recuerdo cuando empecé en esto del Guild Wars 2. Era mi segunda experiencia seria en un MMO -tras el LOTRO como primera, y algunos intentos con juegos asiáticos que no me convencieron-, y aunque reticente en su momento, acabé abrazándolo con cariño. Guild Wars 2 me proporcionaba la diversión que buscaba, y mi pertenencia a un clan en el que ya había tenido presencia en el LOTRO, me permitía explorar sus posibilidades junto a amigos que ya tenían experiencia en él.

Gandara fue mi primer servidor, y el Mundo contra Mundo llamó vivamente mi atención en cuanto tuve ocasión de pisarlo. No me sonrojaré al reconocer que lo hice con mi primer personaje, Sehay, siendo nivel 70 y cuando los rangers no eran más que sacos de boxeo para las demás clases, gracias a su bajísima supervivencia. Eran los tiempos de TUP, TKT y otros clanes que en pasado dieron gloria y honor al servidor.

Dado que ingresé en el juego unos 5 meses después de su lanzamiento, aún no existía el Borde de la Niebla, por lo que la actividad rezumaba por todos lados en fronteras y Eternos, y las colas de espera podían ser inmensas. Eran tiempos en los que aún no había excesivos roces, inquinas y conflictos entre clanes y servidores, en los que los jugadores disfrutaban del juego en todo su esplendor.

Pero aquellos tiempos quedaron atrás. La actualidad es muy diferente, pero quizá por más motivos de los que la gente ve... o quiere ver.

No diré que he descubierto América si digo que la población de Mundo contra Mundo ha disminuido claramente. Tampoco estaré diciendo nada nuevo si reconocemos que muchos clanes han desaparecido temporal o permanentemente. Esto es harto sabido. Pero quizá sí sorprenda al lector cuando diga que hay más motivos, según yo lo veo, que los meramente "técnicos".

Desde la salida de Heart of Thorns, se ha hablado largo y tendido sobre el nuevo mapa de fronteras. Se han esgrimido toda clase de argumentos para descalificar el trabajo de los desarrolladores de ArenaNet, desde que el mapa era tan condenadamente grande que necesitabas perma-velocidad para poderlo recorrer de lado a lado, pasando por el "exceso de elementos PvE" que contiene, hasta llegar a mi argumento favorito: que el mapa está vacío porque la gente no quiere un mapa en el que tienes lag hasta cuando intentas craftear en el respawn (verídico este argumento, aunque parezca una fantasmada).

La realidad, tal como yo la veo, es que los mapas de frontera han supuesto un lavado de cara al Mundo contra Mundo tan radical, que una parte de los jugadores no lo han asumido, ya sea por imposibilidad o por mera cabezonería.

Antes, podías saltar de respawn a tu Garrison en menos de un minuto (incluso si tenías mesmer en el Garrison, podías poner un portal al respawn y meter a tus compañeros más rápido). Esto, ahora, se traduce en al menos 2 minutos de recorrido hasta entrar, dado que hay elementos como el terreno que pueden jugar en tu contra.

Evidentemente, a los servidores que basaban sus defensas en esa "ventaja", no les gustó nada el cambio. Si a esto le sumamos que el terreno ahora sí tiene importancia en la colocación del asedio (no como antes, donde habían dos sitios mal contados), pues es comprensible que a ese tipo de jugadores les haya fastidiado el nuevo mapa.

Luego, tenemos el evento del Oasis, tan denostado. Seamos francos: el evento no es un problema en sí. Algunos argumentan que da (o daba) un lag tremendo. Puedo atestiguar que yo nunca tuve lag en fronteras por culpa de ese evento,... mientras que Eternos, mapa antiguo que ahí sigue, persiste en este problema cuando los tres servidores se arremolinan en un punto (ya no Piedraniebla, es que hasta junto a un campamento puede atacar el lag).

Pero de Eternos no se echan tantas pestes actualmente, cosa curiosa.

Sí es cierto que habían aspectos iniciales que no tenían sentido, como la exageradamente rápida mejora de las estructuras o lo absurdamente potentes que eran algunos estandartes, por ejemplo. ArenaNet cambió eso con el tiempo, no porque no quisieran pensar en la comunidad al principio, sino porque buscaban nuevas fórmulas... que unas veces funcionan, y otras, pues no. Los ajustes están a la orden del día, en todos los juegos. Me sorprende honestamente que haya jugadores que no sepan esto.

Pero hay otros aspectos del nuevo mapa que han supuesto que la población de Mundo contra Mundo haya disminuido... y que no tienen que ver con el mapa en sí.

Una de las grandes reivindicaciones que los jugadores esgrimieron durante mucho tiempo, era la de tener un lugar propio donde poder disfrutar de sus GvGs sin interferencias de terceros, o donde no molestasen a otros, o simplemente donde pudieran reunirse sin influir en el matchup. ArenaNet cumplió con este deseo, creando las Arenas de Clan, que tienen ya en proyecto a corto-medio plazo una serie de mejoras adicionales, como el incremente del número de jugadores que podrán incorporarse por equipo -dicho por el propio staff de ArenaNet en uno de sus programas de Twitch-, entre otras. El lector puede pensar que no todos los clanes se han retirado del mundillo por la existencia de las Arenas, y que si el mapa fuera mejor, seguirían jugando igualmente. Puede que en algunos casos, el lector esté en lo cierto. Pero la realidad, tal como la veo, es que una parte de esos clanes no sienten, ni han sentido nunca, una implicación real para con el servidor en que jugaban.

Me explico...

Desde que el Guild Wars (el original) ofrecía las Alianzas, la comunidad de jugadores pensó que el Guild Wars 2 incluiría esta modalidad en el nuevo formato. Algunos se echaron las manos a la cabeza cuando descubrieron que Mundo contra Mundo se vería definido por servidores, nacionales o internacionales, y que se enfrentarían entre sí. Con el tiempo, y esto es algo que he descubierto tras pertenecer a cuatro servidores diferentes (incluyendo Baruch), que muchos clanes no se identifican con el servidor en el que habitan. Esto ha llevado a que un buen número de servidores, sin el soporte de esos clanes, se hayan visto abocados a su hundimiento en la clasificación general. Sin esos clanes que defendían la frontera como lobos, que conformaban buena parte de las raids públicas, esos servidores no pueden hacer frente al enemigo, y los randoms poco a poco se han visto desamparados al ser excesivamente dependientes.

Bahía de Baruch sigue teniendo clanes, y nuevos clanes toman el lugar de los que se han ido. Aparte de ellos, las raid públicas siguen funcionando al mismo ritmo, o casi, que antes. Fórmulas despreciadas por algunos, pero defendidas por otros, siguen vigentes, como la Guardia Nocturna (la cual fue imitada por los demás servidores de los Tier 1 y 2 en cuanto pudieron, aunque en público se mantuvieran difamando e insultando abiertamente a sus integrantes).

Así pues... ¿es mérito nuestro el que la actividad no haya decaído, o es demérito de los otros servidores que esa falta de compromiso haya llevado a su hundimiento?

El lector puede estarse preguntando:

¿Por qué rememoro todo esto?

Recientemente, han surgido ideas para "revitalizar" la actividad nocturna en nuestro prime time. Aunque no comparta la idea, la respeto, al igual que a su impulsador. Pero -y el lector pensará acertadamente- poseo una mente tortuosa y maquiavélica, reconozco que tiendo a pensar mal. No de la persona que ha propuesto esas ideas, lejos de mí tamaña desfachatez, sino de aquellos que pueden aprovechar -o tienen segundas intenciones- dichas ideas para reflotar sus servidores. Gente, por cierto, cuya "identificación" con el servidor es poco menos que dudosa. 

Me puedo imaginar a más de uno pensando que soy un paranoico, que digo fantochadas o Dios sabe qué. Honestamente, me tiene sin cuidado. Y es que, en el pasado, he expresado opiniones al respecto de asuntos que, al tiempo, han resultado ser como había dicho, aunque las apariencias no lo mostraran en el momento. "Piensa mal y acertarás", dice el refranero español.

Dios bendiga al refranero

Que el lector se quite de la cabeza que tengo intención de provocar cismas, crear tensiones y ofender a alguien. Me limito, única y exclusivamente, a exponer mis ideas. Si alguien se ofende, se siente atacado o piensa que tengo malas intenciones al exponer lo aquí escrito...

... quizá sea porque hay motivo para sentirse señalado.

Con esto, concluyo esta crónica. Y recordad:

¡Dormir no da PEMs!

Si te ha gustado el artículo comparte con nosotros tu opinión visitando el hilo de la sección, haciendo clic aquí.

¿Te interesa Mundo Contra Mundo? si quieres puedes contactar directamente con Sehayenviándole un mensaje privado.