Semana 8

Nueva semana... y Ribera que vuelve a aparecer en nuestro camino. Pero, ¡albricias!, por fin un servidor que no sólo aparece durante el fin de semana y se difumina el resto del matchup. Al menos, Kodash mantiene una actividad algo más regular, aunque se le note la falta de cobertura de que antaño gozase para mantenerse en el Tier 1.

¡Saludos, baruchianos todos!

Matchup correspondiente a la 8ª semana de este año. Rivales: Kodash y Ribera.

Buenos palos con los kodashinos, quienes demuestran más ganas de pelear fuera de estructuras y disfrutar de una buena batalla campal; quizá Dayz es un poco la excepción en Kodash, por su tendencia a tirar a sus fueros y lanzar engages hacia asedios previamente situados, aunque al menos parecen evitar el tan manido "boonshare" al que nos tienen acostumbrados los demás servidores.

Pero comencemos con la crónica como toda buena historia, esto es, por el principio. Fin de semana un poco caótico, con ciertos desajustes en los repartos de mapa y apabullantes zergs enemigas visitando nuestra frontera, aunque hay que decir que se aguantó el tirón bastante bien. Quizá acostumbrados a los servidores de mecha corta que hasta ahora hemos enfrentado, la presencia de baruchianos a lo largo de esta semana no ha sido tan amplia como suele ocurrir. También la salida de algunas nuevas betas de otros títulos han podido contribuir. Con todo, Baruch ha hecho acopio de fuerzas y, como siempre, se ha tirado del carro con lo que había en ese momento.

De Ribera, la verdad, poco se puede decir. No tienen aspecto de que vayan a cambiar ni una sola vez su filosofía, aunque en esta semana, la presencia de los omnipresentes Dalzone, Druckwelle ha sido menor. Hay quien sugiere que pretenden bajar de rating para buscar nuevos enfrentamientos, pero con los puntos que manejan, se me antoja misión más que imposible... salvo que dejen de jugar en todo el match. Por suerte o desgracia, tendremos Ribereños por una larga temporada.

Muchos palos, como decía, especialmente con Kodash. El apoyo en forma de roaming sigue siendo una asignatura pendiente en Baruch, aunque me alegra decir que ha habido alguna chapa más en esta semana. Con todo, sigo animando a que la gente no tenga miedo de subir chapa roja (o pública, si se da el caso) y al menos recupere/mantenga nuestro mapa en las horas golfas.

Y precisamente menciono esto porque, como cada semana, quiero tocar un tema de actualidad que está relacionado con Mundo contra Mundo. En esta ocasión, es un tema un poco menos "objetivo" de lo que -hasta ahora- he mostrado, pero que considero pertinente tratar.

Desde que tuve noticia del Guild Wars 2, me constaba que no era un clásico MMO. Acostumbrado al Lord of the Rings Online, Guild Wars 2 se enfocaba desde su inicio en lo que se denomina comúnmente "el sector casual" del mundillo gamer. Hablo, cómo no, de ese jugador que tiene una disponibilidad limitada de su tiempo para ponerse frente al ordenador y disfrutar de un MMO. Guild Wars 2, como muchos sabemos, ofrece precisamente lo que el "casual gamer" busca: el farmeo justo y necesario para poder disfrutar de prácticamente todo el contenido existente, de un leveo relajado y sin presión por la posible subida de "level cap" en una siguiente expansión, de contenido variado y entretenido. El "casual gamer" puede disfrutar de todo esto en Guild Wars 2 precisamente por su naturaleza "casual", dado que si le dedicase más tiempo, podría acabar quemando el contenido en un tiempo más corto y acabar dejándolo de lado.

En lo tocante al Mundo contra Mundo, el Guild Wars 2 ha pretendido innovar a partir de Heart of Thorns con nuevas mecánicas; como ya he mencionado en anterior crónicas, algunas han funcionado mejor que otras, pero siendo un juego en continua renovación, los cambios siempre acaban llegando. También hay que hacer notar que, junto con el sPvP (PvP estructurado), éste es un entorno competitivo, dado que se enfrentan los servidores entre sí para ganar puntos (rating) y, de este modo, ascender en la clasificación general. Si bien esto no tiene una repercusión realmente importante en lo que denomino "liga regular", salvo en la fórmula de elección de los próximos rivales en cada matchup, algunos jugadores parecen tomarlo mucho más en serio de lo que quizá el sentido común recomienda.

 De un tiempo a hoy, he notado que toda una suerte de jugadores con cierta "fama" en el mundillo gamer del Guild Wars 2 ha comenzado a exponer sus ideas con una cierta prepotencia. Hablo de jugadores que han tenido una cierta relevancia en el pasado como figuras predominantes en Mundo contra Mundo, o que -gracias a las nuevas tecnologías- se han hecho un hueco en el mundillo con sus canales de Twitch o Youtube, o simplemente que han logrado un cierto renombre en su comunidad. Son jugadores que, lejos de contribuir activa y amistosamente, han mostrado una suficiencia en sus intervenciones en diversas discusiones o debates que se me antoja un tanto lamentable.

 Sé lo que el lector estará pensando: "ah, pero tú eres ahora alguien que tiene voz en una web, ¿es que no eres -quizá- uno de ellos?" Quisiera alegar en mi defensa que, si bien es cierto que ahora tengo voz -y autorizada, dado que se me ha concedido esta oportunidad-, mi opinión al respecto de todo un abanico de temas, no ha cambiado un ápice. Digo -o escribo- lo que pienso y siento, sin dejarme engañar por alabanzas zalameras, dobles máscaras o trampas verbales. Para mi suerte (o desgracia, según se mire), he tenido siempre la capacidad de ver más allá de las apariencias al tratar con la gente, y aunque hablamos de un entorno virtual, esto se sigue cumpliendo. Pero no nos vayamos por las ramas... ah, sí, retrataba a un tipo de jugador al que defino como "estrella virtual". Bien, según lo veo, este tipo de jugador se ha extraviado. ¿A qué me refiero? Pues a que ha perdido de vista el sentido que un juego (cualquier juego, pero en especial un MMO) tiene como esencia: divertirse.

 Puedo imaginar que el lector se estará preguntando por qué le cuento todo esto. Que no se me impaciente el lector, que enseguida llegamos al meollo del asunto. 

Desde hace unos meses, llevo observando a este tipo de jugador en diversos medios exponiendo opiniones a diestro y siniestro, con la insana intención de castigar públicamente las opiniones que los demás exponen libremente. Vaya por delante que a mí me encanta discutir, siempre que sea de forma respetuosa. Pero estas "estrellas virtuales" pueden llegar a extremos desaconsejables, rayando lo ofensivo, lo burdo, lo barriobajero. Son gente que, lejos de divertirse con un juego, buscan el enfrentamiento continuo con todo el que no piensa como él (aplico el género masculino, pero hay casos en ambos, aviso), y que pierde el respeto al "oponente" a la mínima oportunidad que se le brinda... especiamente cuando sus argumentos para defender su postura son escasos, o incluso nulos.

La competitividad está bien, siempre que no se torne en obsesión. Y en el caso de las "estrellas virtuales", esa obsesión se muestra claramente maníaca-compulsiva. Se puede decir que actúan así porque necesitan imperiosamente que se le dé la razón y se alabe sus opiniones, y no muestra pudor alguno para echar mano del burdo insulto personal si con ello logra su objetivo. Huelga decir que el lector debe evitar a toda costa esta clase de jugador, pernicioso mal que siempre aparece en cualquier MMO y debe ser pronta y taxativamente atajado.

Un juego es para divertirse: éste es el objetivo primero y último. La socialización es inherente, y algunos jugadores la buscan más que otros. Pero la diversión es un derecho y un objetivo absoluto y libre, que nadie tiene derecho a cohibir bajo ningún concepto. Tomarse demasiado en serio un juego -y más, Mundo contra Mundo o sPvP-, puede llevar a amargarse la existencia, algo que encarecidamente desaconsejo y desapruebo. Por ello, he aquí mi consejo: que cada cual disfrute del juego a su manera, pero siempre dentro del respeto, el compañerismo y el buen humor. Si, por cualquier motivo, uno o varios de estos requisitos se pierde del horizonte, recomiendo un breve receso, a fin de que la posible frustración no cruce límites que el buen sentido y la responsabilidad propia nunca deben traspasar.

Y con esto, quiero agradecer al lector su paciencia y su atención, y recordarle que...

¡Dormir no da PEMs!

Si te ha gustado el artículo comparte con nosotros tu opinión visitando el hilo de la sección, haciendo clic aquí.

¿Te interesa Mundo Contra Mundo? si quieres puedes contactar directamente con Sehayenviándole un mensaje privado.