La Visión Verdadera

Muchas cosas parecen estar pasando hoy día en Tyria. Es evidente a día de hoy pensar que lo que estamos viviendo, tiene mucho que ver con un pasado del que hemos de hacer memoria para poder comprender el todo.

Por Kenden B. Día 214 del mes del Vástago 1.329 d. É.

Los Ocultos... En su día fueron una extraña raza de Tyria que eran capaces de ocultarse de todos aquellos que no tuvieran lo que se llamaba como Visión Verdadera. Estos seres también fueron conocidos por otro nombre, mucho más común y mucho más extendido: Los Mursaat. Y esto seres, para algunos grupos, era considerados como dioses.

Y hubieran sido una raza olvidada en los confines de su mundo oculto dentro de la propia Tyria de no ser por un hombre: Saul D'Alessio.

Saul era un vividor... uno que fue exiliado de Kryta al ser arrestado por no poder pagar una deuda de juego. Saul vagó por Tyria, con la prohibición de volver a su tierra tras lo ocurrido. Y fue en su viaje en el exhilio cuando alcanzó un lugar de enormes y altas torres que alcanzaban hasta el cielo. En ella vivían unos seres que no eran parecidos a nada que él hubiera visto. Seres de extrañas alas a la espalda que parecían flotar en el aire cuando caminaban. Y ante la locura y la desesperación de su destierro, muerto de hambre y sed, al ver a aquellas criaturas las convirtió en sus dioses siendo desde ese mismo momento su servidor más fiel.

Saul D'Alessio atrapado por los Mursaat

Saul regresó a Kryta, pero lo hizo años después y completamente cambiado. Y con él, en su camino, contó a todo aquel con el que se cruzaba su conexión con los dioses de los que había aprendido. Y su número de creyentes se unieron a él, naciendo de esta forma el Manto Blanco. Dado que la familia real había caído, y reinaba el caos en Kryta, el Manto Blanco de Saul D'Alessio se hizo con el poder. Después de aquello, comenzó la lucha por echar a los Charr de Kryta. Con la ayuda de Los Ocultos, los Charr fueron vencidos, Kryta fue liberada, y el precio por ella fue que los Ocultos se llevaron a Saul, imbuido por su magia. Los Ocultos, llamados por entonces ya como los Mursaat acabaron con muchos de sus devotos, siendo muy pocos los que sobrevivieron y los que lo hicieron, creyeron que Saul había muerto en la batalla. Jamás volvió a ser visto.

El Manto Blanco, y con ellos los Mursaat controlaron a partir de ese momento Kryta. Fue entonces cuando la dragona Glint predijo su caída con su profecía más famosa. Sabiendo esto, trataron de hacerse con el Cetro de Orr, esperando así detener aquella profecía y seguir manteniendo el poder que poseían. Para entonces, se había creado una facción nueva llamada Hoja Brillante, que luchaba en la clandestinidad por derrotar al Manto Blanco y recuperar el control de Kryta. Esta pequeña facción trató de localizar a Los Elegidos, y buscaron la forma de acabar con los Mursaat. Aquella batalla les llevó hasta La Puerta de Komalie, donde tras una dura batalla, lograron abrir la puerta, liberar a los Titanes y éstos pusieron fin a la mayoría de los Mursaat.

Aparición de Mursaat en el Paso de la Salvación

La guerra civil estalló en Kryta a partir de este momento por tomar el control que dejara el ahora diezmado Manto Blanco. Pero no todos los Mursaat perecieron a manos de los Titanes, y siempre se supo que al menos ocho de ellos estaban vivos. De estos ocho, al menos siete siguieron liderando en la clandestinidad al Manto Blanco.

De todos ellos, Lázaro el Terrible es el más conocido, y se sabe que sobrevivió a los acontecimientos, aunque nunca se supo donde acabo.

Lo último que la historia ha dejado para nuestro futuro, es que los pocos supervivientes del Manto Blanco, así como de los Mursaat se dividieron, unos acabaron en las profundidades de la Jungla de Maguuma, y el resto acabó reclutado entre las fuerzas de los Seraphines, ahora la guardia de Kryta.

Hoy hemos logrado alcanzar la zona de las Cataratas Magus, en la profunda Maguuma. Allí fue donde un día Saul D'Alessio encontrara a Los Ocultos.

Hoy hemos localizado Tarir en nuestra lucha por acabar con el dragón antiguo Mordremorth. Las líneas ley, y la energía de la muerte del dragón se ha dispersado... y hoy, grupos de héroes atraviesan un portal en el recién inaugurado Aeródromo de Arco de León, para alcanzar las zonas más profundas e inhóspitas de este lugar en Tyria. Allí se cruza el Valle Espiritual, para alcanzar el Paso de la Salvación y llegar como punto final a la hoy llamada Fortaleza de los Fieles. Y precisamente, en esta fortaleza, la presencia del Manto Blanco y los nombres de aquellos que un día formaron parte de su grupo, está presente.

El círculo... se cierra.

Tarir la ciudad Olvidada

Kenden Baruch

¿Te interesa la historia de Guild Wars? si quieres puedes contactar directamente con Amaunetenviandole un mensaje privado.

Si te ha gustado el artículo comparte con nosotros tu opinión visitando el hilo de la sección, haciendo clic aquí.