Las cinco piedras

El Pacto ha logrado alcanzar la región del Corazón de Maguuma llamada Pantano de la Hematites. Pero nunca pensamos que alcanzaríamos este lugar de la forma en que hemos sido arrastrados.

Por Kenden B. Día 245 del mes del Vástago 1.329 d. É.

Los niños de toda Tyria conocen la historia de la Magia y de como los dioses, en un acto de benevolencia entregaron este don a todas las razas, grandes o pequeñas, de toda Tyria. Con este don, esperaban que la dureza de la vida fuera mucho más sencilla. Pero hubo algo con lo que los dioses no contaron que también existía en Tyria aunque hasta ahora parecía adormecido: la avaricia.

Cuando cada raza en cada rincón de nuestro mundo vio el poder que tenía en las manos, las guerras estallaron y la sangre de gente inocente comenzó a teñir cada rincón de Tyria. Las guerras llegaron a tal punto que algunas razas estuvieron al borde de la extinción, entre ellas, la propia raza humana.

Por ese motivo, el rey Doric, lider de los humanos en ese entonces viajó a Arah, la Ciudad de los Dioses a suplicar que la Magia fuera erradicada de Tyria y así acabar de raíz con el problema. Y entonces los dioses intervinieron.

Arrebataron la Magia que habían entregado como don a todas las razas, y encerraron ésta en una gran piedra: La Hematite. Luego, rompieron la piedra en cinco partes, cuatro de ellas exactamente iguales pero con magia opuesta y una quinta parte que actuaría de piedra angular. Sin esta porción de piedra, las otras cuatro partes no podrían ensamblarse de nuevo. Así fueron creadas las Piedras de Hematites.

Rey Doric ante tres dioses

Las cuatro piedras por separado encerraban en su interior una magia específica: conservación, destrucción, ataque y rechazo. De esta forma, los dioses se aseguraban de que la magia siguiera existiendo en Tyria pero sin el quinto pedazo, la piedra angular, nunca jamás, ninguna raza tendría el poder completo de todas ellas, y por tanto ningún individuo tendría en su mano el poder absoluto. De esta forma se aseguraban que para poder usar la magia de forma individual se tuviera que cooperar.

Para sellar cada piedra de Hematites, los dioses usaron la sangre del Rey Doric haciéndole de esta forma custodio a él y a sus descendientes que tendrían que proteger las piedras. Después, fueron arrojadas una a una, al volcán llamado la Boca de Abaddon, en el Anillo de Fuego.

Y entonces la paz llegó, y los dioses abandonaron Tyria para siempre en un equilibrio absoluto en donde habían logrado vencer la codicia y mantener el don que habían entregado a la vez que el Volcán era vigilado y custodiado.

Islas Anillo de fuego

Pero un día, el volcán entró en erupción y lanzo las cinco piedras de su interior, que se esparcieron por Tyria. La magia que poseían pasó a las tierras en las que habían caído. Su poder fue suficiente para que la avaricia humana regresara de nuevo en una búsqueda por conseguirlas.

Y entonces la guerra regresó. La búsqueda también lo hizo y con ello la pérdida de muchas vidas en el camino durante un conflicto en el que no hubo ganador. Y entonces, los Charr se alzaron, y los humanos tuvieron que unirse y dejar a un lado sus rencillas de avaricia para hacer frente a la invasión. Los humanos aguantaron... pero al igual que ellos, los Charr también conocían la magia y la usaron para arrasar con la Devastación, y los humanos buscando como detenerlos también usaron la magia, pero en este caso, la magia negra.

La explosión de aquella magia impidió que los Charr llegaran a Arah, pero hundió toda la península de Orr y el sol quedó oculto durante cien días, el precio de aquello costó la vida de todos los habitantes de aquella región. Los Charr fueron expulsados hacia el norte y en Kryta comenzó a forjarse un nuevo orden: el del Manto Blanco.

Con todos estos conflictos... nadie volvió a ocuparse en pensar en donde podrían estar las piedras que el volcán había expulsado.

Los viajes de héroes por toda Tyria nos ha llevado a conocer la ubicación de tres de estas piedras, la primera en la misma Boca de Abbadon, donde en su momento el Visir Khilbron, seguidor del dios Abbadon y con los Mursaat de su lado, usó la Hematites de esta zona para lograr abrir la Puerta de Komalie, lo que puso en peligro a toda Tyria. Para lograrlo, hizo que la piedra se cargara con el alma de todo aquel que caía en la batalla o sacrificaba sobre ella para así cargarla.

Visir Khilbron leyendo pergaminos antiguos

Otra de las piedras aterrizó en la Jungla de Maguuma, en el Pantano de la Hematites. Este lugar ya era conocido en la antigüedad y hoy día ha sido redescubierto. De nuevo, un resurgido Manto Blanco parecía quererse hacer con el control de esta zona. O eso parecía hasta que las noticias de esta región indican que la situación es mucho peor. El último Mursaat, Lázaro el Nefario ha regresado. Y para conseguir este prodigio no ha dudado un segundo en hacer estallar la Piedra de Hematites de esta región para obtener de ella su poder. De nuevo, se han usado almas de inocentes para cargarla y hacerla más poderosa y tras el terrible estallido en el Pantano de la Hematites las consecuencias finales aún están conociéndose.

La tercera piedra se sabe que se estrelló en las Montañas Picoescalofriantes y está oculta en un lugar llamado Cuevas de la Hematites. En la antigüedad se sabía de su ubicación y las criaturas de la zona estaban afectadas. Hoy día, una puerta asura destrozada mantiene el lugar cerrado y sin acceso, pero si Lázaro quiere más poder, sabe donde puede encontrarlo.

Con la primera explosión, quizás haya logrado hacerse presente, pero ¿qué pasaría si obtuviera el poder de esta otra Hematites? Sin duda creo, el despertar de Los Dragones Antiguos será el menor de nuestros problemas.

Ya hemos aprendido de nuestros errores, uniéndonos en una lucha común contra Zaithan y Mordremoth. Parece que ya hemos aprendido a trabajar juntos dejando a un lado las rencillas individuales. Podemos dar la espalda al pasado, olvidar todo lo acontecido hasta ahora y repetir de nuevo los mismos errores o ver al enemigo por igual, todos juntos y alzarnos en su contra:

¡Por Tyria!

Kenden Baruch

¿Te interesa la historia de Guild Wars? si quieres puedes contactar directamente con Amaunetenviandole un mensaje privado.

Si te ha gustado el artículo comparte con nosotros tu opinión visitando el hilo de la sección, haciendo clic aquí.