Marcello y el Robot

En Arco de León así como el resto de Tyria se respira el aire festivo del Día Invernal.

En estas fechas hay gran cantidad de cosas para hacer, ya sea ayudar al Juguetero Tixx, poder divertirse en batallas campales de bolas de nieve, visitar el País de las Maravillas Invernal, o sencillamente pasear de un lado al otro viendo a grandes y pequeños esperar con ansias el paso del Mes del Coloso y el invierno, al Mes del Céfiro y por tanto, la primavera.

Por Kenden B. Día 1 del mes del Céfiro 1.329 d. É.

Admito que todos los años saco tiempo en estos ajetreados días para hacer una visita rigurosa. Bueno, realmente es una visita doble, aunque normalmente ambas personas a buscar suelen estar siempre juntas.

Tixx el Juguetero

Una de ellas es un Humano, Marcello DiGiacomo. Le conocí durante mi primera visita a Arco de León durante el Día Invernal del 1.327 d.É , o sea hace ya tres años. En aquel año, Marcello recogía donaciones tras los ataques de Scarlet en Linde de Divinidad, mi ciudad. Por ese motivo nos conocimos. Después de aquello también coincidí con él durante el Jubileo de la Reina, y al año siguiente en el propio Arco de León en el Barrio del Comodoro, donde como siempre, armado con su mandolina, aderezaba los oídos de los transeúntes con sus canciones (o al menos lo intenta).

Marcello DiGiacomo

Pero no es al único a quién visito. La historia de la otra persona es incluso más interesante. Aunque... realmente no es una persona, sino un gólem. Uno que ha tenido muchos nombres.

Lo conocí llamándose Trabajotrón, en ese entonces era un gólem de un asura de El Consorcio, el subdirector Noll. Lo diseñó para ser usado en Cala del Sol Austral y era el gólem al cual dirigirse si se era un refugiado colono tras los ataque de los Karkas a Arco de León. Los refugiados llegaban para ser reasentados y una vez allí se buscaba la forma de darles ocupación. Así que, ese era el único cometido de Trabajatrón. Para eso fue creado, para conseguir un trabajo mal remunerado y abusivo a los colonos y que los asentamientos de Cala del Sol Austral salieran adelante.

No pasó demasiado tiempo cuando se descubrió que los Colonos estaban siendo explotados por el Consorcio. Así que, se intervino para acabar con el problema. Los colonos fueron liberados... y entonces Trabajotrón, creado para ese cometido, se quedó sin empleo. Además de que, se dio cuenta que había sido creado para un mal propósito y que no le serviría de mucho su programación para otras tareas. En ese momento, el pobre gólem se dio cuenta que tendría que buscar otro trabajo si quería sobrevivir.

Por ese motivo, se cambió el nombre y viajó por Tyria. Desde ese momentos sería conocido como Mendigotrón.

Trabajotrón

Fue con ese nombre cuando coincidí de nuevo con él en Linde de Divinidad durante el Jubileo de la Reina Jennah. Como Mendigotrón,  se mezclaba entre artistas, ciudadanos, comerciantes y gente de otros lugares que hasta allí iban y donde acabó compitiendo precisamente con Marcello DiGiacomo, que seguía siendo un juglar indigente. Mendigotrón viendo que Marcello obtenía algunas monedas con sus canciones, optó por imitarle. Evidentemente, ambos regañaban, pero también acababan teniendo que huir de los Guardias Serafines de la ciudad al no tener licencia de músicos callejeros, por lo que en cierta forma, se hicieron casi hasta amigos.

Durante el ataque de Scarlet en el Jubileo de la Reina, Marcello y Mendigotrón fueron tomados prisioneros por los Filoetéreos de Scarlet y obligados por ésta en su guarida a hacer que ambos reprodujeran la música que ella deseaba una y otra vez.

Tras recuperar Linde de la Divinidad de las manos de Scarlet se liberó también a los dos prisioneros pero dado que había dudas sobre si trabajan con la villana o no, se les impartió primero un juicio siendo acusados de entretener a Scarlet. Se decidió al final que no fueran a la cárcel, pero se les impuso tener que realizar trabajos comunitarios durante la celebración del Día Invernal de ese año. Así fue como Mendigotrón cambió de nuevo su nombre a Jo-Jo-Trón.

Ambos compañeros de infortunios, paseaban por Arco de León, recolectando donativos entre los habitantes para los afectados de los ataques de Scarlet a la capital de los Humanos.

Precisamente, allí estaban cuando se produjo el ataque por parte de Scarlet a Arco de León. Ante aquello, el gólem tuvo que huir de la ciudad como muchos de sus ciudadanos, y fue a acabar en un puesto de enfermería del Fuerte de La Vigilia en Campos de Gendarran, donde los soldados se preparaban para la lucha y recuperación de la ciudad tomada por las criaturas de Scarlet mientras usaba su Agrietador en el Puerto del Sagrario. Allí, en una de las tiendas, pidió unirse como médico voluntario para ayudar a los heridos. Así fue como volvió a cambiar de nombre haciéndose llamar Curatrón.

Por desgracia, un guardia serafín al cabo de poco tiempo lo reconoció como prófugo y le reveló la verdad sobre su pasado, por lo que se desechó su colaboración y el pobre gólem tuvo que huir para evitar ser arrestado. Fue entonces cuando pidió ayuda a Evon Filorrechina, propietario de La Compañía de Comercio del León Negro. Después de hacerle una puesta a punto, Curatrón paso a ser médico de combate en la batalla contra Scarlet y jugó un papel crucial gracias a la información que había recopilado siendo prisionero además de haber ayudando a muchos heridos en batalla.

Jo-Jo-Trón

Tras la caída de Scarlet, y con un Arco de León destruido pero recuperado, viajó hasta el Pabellón de la Corona en Linde de Divinidad durante las Fiesta del Bazar de los Cuatro Vientos. Allí reunió donaciones para ayudar con la reconstrucción de Arco de León.

Será mientras se decide sobre cómo va a reconstruirse Arco de León por parte del Capitán Magnus Manos Sangrientas, la capitana Ellen Kiel y del propio Evon Filorrechina, cuando al hasta ahora Curatrón, se le hace llamar con un nuevo nombre: Heroetrón y se le declara ciudadano libre de Arco de León por lo que ya no será buscado para ser arrestado por nadie. El capitán Magnus, además, le asigna un nuevo oficio, ayudar a la gente de Arco de León mientras se reconstruye la ciudad buscándoles trabajo.

Con la inauguración de la nueva Arco de León, Heroetrón, con su banda azul como ciudadano libre, puede verse en Arco de León, curiosamente en el mismo sitio en donde Marcello DiGiacomo también recita con su mandolina nuevas canciones. De momento su trabajo es de nuevo localizar trabajo a aquel que lo necesita, y comparte espacio con el trovador en una de las escaleras de entrada del Barrio del Comodoro.

Por desgracia, Evon Filorrechina le da una segunda ocupación: espiar para él al Consejo del Capitán (los dirigentes de Arco de León), de los que tanto Ellen Kiel, como el propio Magnus son miembros.

Hoy, y con la Festividad del Día Invernal, una réplica del que fuera Jo-Jo-Trón escolta un dolyak cargado de regalos en Linde de Divinidad, así como espera recibir de ti donaciones para una buena causa. Mientras, Heroetrón sigue en su puesto buscando trabajo a aquel que lo desee junto a su amigo Marcello.

Bueno, consiguió ser un héroe ¿no? Uno a su manera. Uno como el que yo mismo espero algún día ser.

Marcello DiGiacomo & Jo-Jo-Trón

Kendan Baruch

¿Te interesa la historia de Guild Wars? si quieres puedes contactar directamente con Amaunetenviandole un mensaje privado.

Si te ha gustado el artículo comparte con nosotros tu opinión visitando el hilo de la sección, haciendo clic aquí.