Leyendas

Todos tenemos alguna leyenda favorita que hoy conocemos de Tyria gracias a las historias que nuestros ancestros nos han contado.

Por Kenden B. Día 92 del mes del Fénix 1.329 d. É.

No sé como será en otros lugares la creencia de una leyenda. Lo que sí se, es que en Tyria cualquiera de ellas tiene un peso enorme.

Una vez alguien me dijo, que no hay que creerse todo lo que te cuentan en estas leyendas, pero yo pienso que más que creerlas, hay que tenerlas muy presentes. Es posible que en cierta forma algunas sean exageradas, pero lo cierto es que olvidarlas o no tenerlas en cuenta puede ser un grave error. Y no sé el resto de razas, la verdad, pero al menos los humanos tendemos a olvidar con demasiada facilidad. Y si ignoras el pasado implica sin duda alguna, repetir errores anteriores.

Una de estas leyendas, y particularmente, una de mis favoritas, parte de una persona: Gordon Ecker.

Hace más de doscientos cincuenta años, Gordon Ecker vivía en Arco de León y allí ofrecía al aventurero uno de sus diarios. Uno fabricado por él mismo y al que proclamaba a los cuatro vientos que quizás, tú por ser su portador, podrías convertirte en el encargado de cumplir una profecía, una que había sido presagiada antes, y que entonces sencillamente esperaba ser cumplida: La Profecía del Buscador de la Llama.

Si por algo era conocido Gordon Ecker era precisamente por ser un historiador krytense con bastante renombre. Así que, era bastante normal que cualquier héroe se acercara a él para recoger uno de estos libros en blanco y que el anciano te pidiera lo usaras de diario en tus viajes. De esa forma, no sólo quedarían registradas las hazañas por toda Tyria que cada uno realizara, convirtiéndose en una fuente de información viva en ese entonces que serviría para un futuro, sino que además, quizás era posible, que alguno de ellos fuera el que acabara cumpliendo ese antiguo oráculo.

Esta famosa profecía fue predicha por la Dragona Glint, ochocientos años antes de la existencia del propio Gordon Ecker. Y desde entonces se esperaba que algún héroe fuera el encargado de cumplirla. Cosa que así ocurrió.

El viaje llevó varios meses, y el héroe recorrió media Tyria, desde Kryta, pasando por la Jungla de Maguuma, al Desierto de Cristal, las Montañas Picoescalofriantes y llegando incluso al gran Anillo de Fuego. Y al final, tal y como predijo Glint, la profecía se cumplió.

En ella, la dragona advertía de cambios que atañerían al destino de los humanos de Tyria. En ella se predecía la caída de Ascalon, la muerte del príncipe, la guerra en las lejanas Montañas Picoescalofriantes, el hallazgo del Cetro de Orr que podría caer en malas manos, la aparición de un ser llamado Liche, la aparición de un Elegido que acabaría con el Manto Blanco, al terrible Liche abriendo las Puertas de Komalie y con ello la liberando a los Titanes encerrados allí.

Ascalon, así como el resto de Tyria vivió durante siglos con este vaticinio esperando que en algún momento pudiera cumplirse, motivo por el cual Gordon Ecker en Arco de León buscaba la forma, con su pequeño diario, de localizar a ese Elegido que cumpliera con el cometido de salvar al mundo de tales catástrofes.

Cuerpo de Glint

Hoy día es sabido por todos que el Elegido logró su objetivo, aunque cada una de las predicciones de Glint se cumplieran. Hoy se venera a Glint tras su muerte, dejando claro que no todos los dragones son malos. También hoy se venera aquellos acontecimientos que pusieron a prueba nuestro mundo y hoy cualquier héroe, puede fabricar un Escudo Legendario que porta el nombre de la Profecía más importante que aconteciera y cambiara el curso de nuestra historia.

Igual que entonces, tú o yo, podemos marcar la diferencia y crear nuestra propia leyenda.

 Kenden Baruch

¿Te interesa la historia de Guild Wars? si quieres puedes contactar directamente con Amaunetenviandole un mensaje privado.

Si te ha gustado el artículo comparte con nosotros tu opinión visitando el hilo de la sección, haciendo clic aquí.