Piensa mal y acertarás

"Detrás de toda reedición siempre hay una excusa de dudable veracidad"

Las Lágrimas Gélidas de la Abundancia narran que la voz de Koda nos instruye a charrs y humanos a que, una vez que cuando estamos cerca de cumplir los treinta años, tenemos la obligación de renunciar a cualquier vestigio de nuestra mocedad y niñez. Olvidar los tónicos de disfraces, los juguetes y los colores estridentes en nuestro ropero. Abandonamos el fahrar y nos unimos a una de las legiones que honren a nuestro Khan-Ur. Ser nosotros el guardián de nuestros retoños, druida para sus heridas y segador de sus males.

¡Anda, una rata eléctrica con la voz de Deadpool!

Esta última semana ha sido una melodía constante para cualquier pokemaníaco. Canto de sirena o aria de restauración, las noticias han llegado por partida doble: una película y el primer videojuego para la Nintendo switch (Pokémon Quest no cuenta) de las siempre adorables criaturas.

Pokemon: let’s Go, Pikachu/Eevee! Está entre un hijo bien parecido de la versión Amarilla y Go que, pese a mi sorpresa, sigue sacando fans a la calle. Por otro lado, la película Detective Pikachu era una idea para la que hasta yo me sentía mayor: es un Pikachu y es detective. Yupi.

En su momento, era el juego de Switch el que llamó mi atención pues para eso está la convertible de Nintendo, juegos desenfadados con lo que compartir mandos y que tiren de la melancolía de ser un comemocos de cuando aún no sabía lo que era internet. Hasta que Mario Kart 8 Deluxe está empeñado en dejarme soltero si no en una cuneta abandonado. Por el contrario, le ponen una gorrita de cuadros a la rata eléctrica y, ¿ya es detective? Como si mi escepticismo fuera poco, una versión con actores reales me atraía peligrosamente las películas de Ted (el oso que tiene que hacer gracia porque dice cosas que no diría un oso, argumento de genios para genios).

Pero madurando la idea de pagar los nada despreciables 50€ que suele costar cada título de Switch, la idea de un refrito mitad de un cartucho de la Game Boy que nunca me gustó tanto como su hermano Rojo, y de otro juego de Android que me instalé tan rápido como la pereza de jugarlo me invadió (y eso que me forcé en su día para escribir Guild Wars Go), fui viendo más un crimen, una idea vaga que se quería aprovechar de ese jugador noventero.

Detrás de toda reedición siempre hay una excusa de dudable veracidad: “es para hacérselo llegar al público joven que no pudo disfrutarlo en su día”. Piensa mal y acertarás. Detrás de todo refrito, reboot, remake o requete quéte, veo la maldad de la Inquisa, el gélido toque de Jormag y la mente embotada por los susurros de Mordremoth.

Por otro lado, el primer tráiler de la película me ha dejado un sabor de boca del que no dudaría dar otra cucharada. La voz de José Posada (Doblaje de Ryan Reynolds en Deadpool) parece casar y contrastar a la perfección con la animación pluscuamperfecta de lo que se ha podido ver, otorgando más personalidad tanto al largometraje como a su protagonista roedor. Se podría decir que si funciona como nos han mostrado puede ser un papel… eléctrico.

Supongo que, si has venido aquí, no era para leer sobre pokétocino esto y pokealbóndigas lo otro, posiblemente ni te guste el mundillo. Pero créeme, este artículo (también) tiene que ver con Guild Wars.

Una consecuencia de hacernos mayores es tener cada vez más miedo. De niño, bajábamos cuestas a toda castaña con la bici o escalábamos olivos sin pensar en las posibilidades. Yo, me sumo cada día un poco más a los temerosos del cambio climático, de la vivienda digna o del viraje de nuestro mundo hacia una política ligada a los extremos. Pero también, temo por las cosas importantes, que, en esta época de exprimir los productos hasta la saciedad, se decida reinventar la Tyria que conocemos con las leyes de un largometraje, el toque de Netflix o el precocinado de micro transacciones recetado por Electronics Arts. Si Adventure Box casi me causa una úlcera, miedo me daría en manos descarriadas o excesivamente correcto.

No es que me importe que el pelaje de Rytlock pueda ser Blanco o negro, es que temo por que un día despierte este siendo una idol japonesa de ocho años, aunque de atributos de dos décadas. Si no me crees, pregúntale al Rey Arturo de Fate/stay night. Cuando el rol está por medio hay que tener un límite, un saber estar. Con lo bien que quedan nuestros personajes en las cinemáticas de historia, con sus crestas púrpuras, sus armas inadecuadamente grandes e infusiones cegadoras y vestimentas de delicada seda más propias de la fiebre del Carnoberfest noche. Eso es estilo y adaptarse al entorno que roleas.

Muchos fans debieron de sudar vinagre con las primeras adaptaciones sus sagas de cabecera. Yo temo que llegue ese día, con parte de ilusión, pero principalmente miedo. Sin embargo, si tuviera ante mí las únicas dos opciones que el ratón franquicia de Game Freak, el rehacer volviendo a repetir lo que ya hemos visto o el hacer pese al riesgo de deshonrar lo que era, ¿Qué camino debería escoger?

Como partícipe de crear contenido, de darle libertad a la comunidad y nunca cortar las alas de una buena idea, el riesgo a deslucir un título que tanto admiras, siempre está presente. Pero del mismo modo, son las manos de quienes lo admiran las que dudo mucho que se equivocasen, a riesgo de tragarme mis palabras.

Por proximidad en el género, la película de Warcraft: el origen es la mejor vara para medir. Ronda y raramente supera un 5/10 en las principales webs de crítica cinematográfica, catalogándola de “otra mala adaptación de Super Mario Bross”. Por muy poco que me agrade la franquicia, me ofende hasta a mí la comparación. De todas las críticas que leí me quedo con una de una entrevista a jugadores hardcore de WoW:

LA PELÍCULA ESTÁ BIEN, PERO SOLO PARA FANS DE WORLD OF WARCRAFT… TODOS LOS DEMÁS PROBABLEMENTE LA VAN A ODIAR

Por tanto, si en algo tan conocido hay discrepancias, más claro me queda que el que una adaptación sea buena o mala, influye de si se hace para filmAffinity y Rotten Tomatoes o para los fans. O simplemente, tener mucho dinero para producirla, con dinero se borra hasta el bigote del hombre de acero.

dela

¿Quieres que nuestro Escriba opine sobre algun tema en concreto? contacta directamente con Delaenviándole un mensaje privado.

Si te ha gustado el artículo comparte con nosotros tu opinión.