Los descendientes del Imperator

Por Kenden B. Día 305 del mes del Coloso 1.332 d. É.

La guerra hizo de los Charr lo que hoy vemos. Desde tiempo inmemorables, todo su mundo era la lucha ya fuera entre ellos o contra otras razas. Lo único que detestan por encima de todo, es la derrota.

Desde cachorros, son entrenados en unidades militares dejando el comercio, los trabajos de las granjas, así como labores de fuera del mundo militar a aquellos de los suyos que o han caído en desgracia, o sus dotes como soldados fueron rechazadas. También se les encarga estas otras labores cuando sencillamente son demasiado ancianos como para luchar. Hoy día da igual su género, si se es macho podrá tener fuerza, pero si se es hembra sus habilidades en agilidad harán que su enemigo se lo piense dos veces antes de enfrentarse a ellos.

Han aprendido de otras razas a usar la tecnología para su propio beneficio, la guerra o la preparación para la lucha en general. Ya sean habilidades en forja de enanos o de otras razas con capacidad de creación de armamento, han aprendido de ellos para usar su poder para sí mismos.

Prácticamente todos los Charr a día de hoy rechazan cualquier tipo de religión y sobre todo aquello que tienen que ver con la adoración a dioses, por creer que algo así puede manipularles. Todo su desprecio a este tipo de creencias viene de muy antiguo, cuando en el fondo ellos también fueron manipulados. Por otro lado, su sociedad se basa en la cadena de mando en la que todos son respetados.

En la antigüedad eran dirigidos por un líder común llamado Khan-Ur considerado el Imperator Supremo y esto era mucho antes de la llegada de los humanos a Tyria. Este líder lo era por ser poseedor de la llamada Garra de Khan-Ur, un artefacto legendario. Los descendientes de este Imperator Supremo pasaban a dirigir a posiciones por debajo de este.

Cualquiera de estos descendientes pasaba a ser señor de una legión y podían ascender a ser líderes supremos si conseguían el artefacto legendario y si lo creían necesario, aunque el Khan-Ur normalmente mantenía la paz entre las legiones, teniendo cada uno de ellas su capital, así como su región de influencia. Con esta paz y estando organizados, las legiones se expandieron hacia el sur alcanzando los territorios de Ascalon. Y así se mantuvo hasta la llegada de un nuevo enemigo, los Humanos.

Con el asesinato del Khan-Ur, sus cuatro descendientes crearon las llamadas Altas Legiones: La legión de la Sangre, la Legión del Hierro, la Legión de la Ceniza todas ellas aliadas, y una cuarta legión, la Legión de la Llama que siempre estuvo en guerra con las otras tres. A pesar de sus conflictos internos entre ellas, se unieron con el propósito de impedir que los Humanos les arrebataran lo que en principio era su hogar. Los Humanos recibían la ayuda de los Seis Dioses lo que empujó a los Charr a tener que retroceder hacia el norte y a plantearse cómo derrotarlos.

Aunque varios Charr tuvieron brevemente el título de Khan-Ur ningún líder logró unificarles desde entonces. Los Imperator de cada Legión mantenían unidos a los suyos. Por debajo de ellos, nombraban a los Tribunos que eran quienes les informaban en todo momento. Por debajo de estos están los centuriones, y bajo de estos los legionarios siendo el último escalón de esta larga lista el soldado raso. Este orden se mantiene hoy día, sin la existencia de un Khan-Ur que los gobierne siendo los Imperator de cada legión y descendientes lejanos del antiguo Imperator Supremo los de mayor poder y los Tribunos sus manos derechas. Dado que la Garra de Khan-Ur se perdió y sólo pudo localizarse un trozo de ella, ésta se mantiene colgada hoy día en la Ciudadela Negra dentro del Núcleo del Imperator.

Los Charr llegaron a creer que los Humanos eran mejores que ellos debido a la ayuda de los Seis Dioses. Por ese motivo, los chamanes de cada legión trataron de buscar a sus propios dioses encontrándolos cuando un miembro de la Legión de la Llama viajó al volcán Hrangmer y en aquel lugar, sobre un pilar de fuego aparecieron ante él los Titanes. Estos seres de fuego fueron llamados dioses para ellos. Los Chamanes de la legión de la Llama comenzaron a expandir su poder, tras ellos les siguieron los Altos Chamanes y tras estos todas las Legiones.

En esta época fue cuando precisamente las hembras Charr fueron empujadas fuera del campo de batalla. Hay que tener en cuenta que, hasta este momento, las hembras y los machos Charr no tenían distinción ninguna siendo igual de válidos y necesarios en batalla. Por desgracia, esto cambio cuando Bathea Havocbringer se negó a adorar a ningún Titán como a un dios. Perteneciente a la Legión de la Sangre, hizo un llamamiento para que otros se unieran a ella creando una rebelión con otras guerreras Charr. Por desgracia no tuvo éxito y fue la primera en ser sacrificada a estas nuevas deidades. También las hembras Charr fueron a partir de ese momento relegadas a tareas del hogar y cuidado de los cachorros.

Los Charr reanudaron la guerra contra los Humanos en el 1.070 Después del Éxodo de los Dioses, guerra que los Humanos conocen como Invasión Charr. Estos usaron el poder de los Titanes para tratar de acabar con ellos. Usando el Caldero del Cataclismo, provocaron la llamada Devastación, destruyeron el Gran Muro del Norte e invadieron tres reinos uno tras otro, primero Ascalon, luego Kryta y luego trataron de llegar hasta el mismísimo corazón de Orr.

Dos años después, los Titanes invadieron Tyria. Los Humanos no tenían Dioses que les protegieran ya en aquellos momentos y fueron precisamente los Charr quienes les derrotaron cumpliéndose la Profecía del Buscador de la Llama. Comenzó así una rebelión contra la Legión de la Llama y la Casta de los Chamanes que los alentaban. Esta rebelión fue dirigida por Pyre Disparoferoz. Los Chamanes no se rindieron al ver caer a los Titanes y buscaron otros dioses en los que apoyarse, siendo esta vez los Destructores. Es precisamente desde este momento que los Charr dejan de creer en dioses o seres superiores que los guíen.

Ascalon fue conquistada en diez años quedando sólo la Ciudad de Ascalon como lugar asediado sin poder acceder a él. En el 1.090 Después de Éxodo el Imperator de la Legión de la Llama quiso poner fin de una vez por todas a la guerra lanzando ataques contra la ciudad. El Rey Adelbern viendo que su ciudad iba a caer, usó el poder de su espada Magdaer provocando el llamado Fuego Enemigo. Aquello produjo que todos los seres que fueron arrasados con la tremenda explosión de magia acabaran como fantasmas atados para siempre a la tierra que defendían. La guerra prosiguió, la Vanguardia de Ébano la dirigió en su mayor parte en la zona y no finalizó hasta la paz de 1.324 Después del Éxodo.

Aun así, el poder de los Chamanes era mucho. Mantenían sus puestos entre las Altas Legiones y no fue hasta que de nuevo una hembra Charr, Kalla Navajachamuscada, pariente de Pyre Disparoferoz y que en secreto se entrenaba desde generaciones sólo y exclusivamente para acabar con la Casta de los Chamanes, se enfrentó por fin a ellos. Fue entonces cuando por fin la casta chamánica acabó rindiéndose para no ser aniquilados en las Llanuras de Golghein.
Gracias a ella, las hembras Charr recuperaron de nuevo su puesto en batalla y desde entonces por fin se las trata de nuevo como iguales.

Hoy día visitamos uno de los lugares más emblemáticos que hace doscientos cincuenta años nuestros ancestros también vieron en pleno auge y donde lucharon contra los Charr: el Valle de Grothmar. Hoy allí las cuatro Altas Legiones son una, y al noreste se recuerda a aquel que una vez los unió a todos. Cada rincón de este lugar es un recuerdo, una historia o un lugar dedicado a la larga historia de la raza Charr desde sus comienzos. O al menos la que conocemos.

Ondine

Kenden Baruch

¿Te interesa la historia de Guild Wars? si quieres puedes contactar directamente con Amaunetenviándole un mensaje privado.

Si te ha gustado el artículo comparte con nosotros tu opinión...

Log in to comment

Avatar de Amaunet
Amaunet respondió el tema: #444 20 Feb 2016 16:41
Vaya... Muchísimas gracias por tus comentarios. Nunca pensé que llevar a papel (o a blog o a colaboración en Baruch Bay) mi experiencia, y mi "aventura" en Tyria llegara a otros. Creo como tu (y seguro no somos los unicos) que Anet tiene una gran historia... una que podría dar mucho más de sí, pero sin duda una muy buena. Creo, que bueno, aún así... en cierta forma cada uno de nosotros hace posible tambien esta historia: Como la vivimos, la disfrutamos y sobre todo, como la compartimos.
Espero de corazón que el resto de lo que haga aquí en Baruch Bay o en mi propio blog siga a la altura. Por ti, por supuesto, y por todos aquellos que queréis y disfrutáis Guild Wars tanto como yo. Sólo por eso merece la pena.
Gracias de nuevo por tus comentarios ^^
Avatar de Lorea
Lorea respondió el tema: #443 20 Feb 2016 15:31
Acabo de descubrir este espacio gracias al Reddit, y tengo que decirte que me encanta el trabajo que haces (●♡∀♡))ヾ☆*。 . He leído ya otras cosas tuyas, de tu blog principalmente, aunque el sistema de wordpress y yo nos llevamos mal. Pero todo lo que sea historia de GW2 me atrae mucho, soy de la oponión de que Anet no aprovecha el gran mundo que tiene.

En fin, solo quería decirte que me encanta como elaboras el contenido a través de tus personajes y el cuidado que pones en lo que escribes. ¡Sigue así! Aquí tienes una fan que está siguiendo tu trabajo (๑˃̵ᴗ˂̵)و